• Detrás de la Razón: EEUU y Europa no son de fiar
viernes, 27 de septiembre de 2019 20:45

El Líder iraní lo tiene muy claro ya son cuatro décadas de lidiar con EE.UU. y los países europeos que se caracterizan por la doble negociación sobre y debajo de la mesa.

“No son de fiar", sentenció el jueves el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei. Para él, la razón en este caso es muy simple: los europeos han secundado la estrategia de máxima presión de EE.UU. y han seguido al pie de la letra las sanciones principales y secundarias contra la nación iraní.

Por historia, solo tomando en cuenta los avatares que se dieron a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial; Europa y EE.UU. han hecho pactos explícitos e implícitos, entonces, ¿es una utopía pensar que la troika europea del acuerdo nuclear no acompañe a EE.UU. en su campaña de máxima presión a Irán?

No invertirán, ni aliviarán las sanciones ni protegerán el comercio con Irán, eso lo han dicho las mismas partes europeas del acuerdo, dijo el Líder iraní en una alocución con altos cargos del país.

En síntesis, no hay que confiar en ellos. Siempre quedan las puertas abiertas para el diálogo con la comunidad internacional, salvo Estados Unidos y el régimen de Israel, precisó.

El ayatolá Jamenei, en otras ocasiones, nos ha hecho reflexionar sobre el fin inexorable de los gobernantes que decidieron arrodillarse a EE.UU. y Europa, como Sadam Husein, Muamar Gadafi, el último Shah de Irán, Mohamad Reza Pahvlavi, entre otros, y las fortunas que han estado pagando las monarquías árabes para contar con la “protección” de las administraciones norteamericanas.

Ahora, imaginariamente vamos a trasladarnos a la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), posiblemente, tergiversando el concepto de la democracia, en EE.UU. o en Europa, sus líderes dicen lo que quieren sin sopesar qué efectos conllevan sus declaraciones, tal como hemos visto con el presidente Donald Trump, que sin reparos habla en nombre de su país, deja al descubierto secretos de Estado que ponen en peligro a sus ciudadanos, sacude los mercados internacionales, desoye tratados internacionales suscritos por sus antecesores y un largo etcétera.

Pero en Irán, el presidente Hasan Rohani cuando habla, se refiere al consenso de su nación, sopesa sus afirmaciones y, por supuesto, toma en cuenta las directrices del Líder iraní.

Es decir, si va a Nueva York no se reunirá con Trump solo porque, como quedó registrado en imágenes, el presidente galo, Emmanuel Macron, y el premier británico, Boris Johnson, consideran que la reunión sería una buena idea.

Para ese encuentro entre Trump y sus halcones, incluyendo Ivanka Trump y Jared Kushner, cuyo estudios en el campo de la diplomacia internacional y la geopolítica brillan por la ausencia, y la delegación iraní, de darse, hay ciertas condiciones sine qua non: el levantamiento de todas las sanciones antiraníes, el regreso de EE.UU. al acuerdo nuclear de 2015 y la aprobación del Líder y de la nación de Irán. El escollo en esto es que tanto el uno como el otro ya no confían en los estadounidenses ni los europeos.

Los iraníes lo que han hecho a lo largo de estos cuarenta años es fortalecer el país, logrando la autosuficiencia en muchos aspectos, militar incluido.

“Hoy en día, el sistema islámico es más fuerte no solo en comparación con hace 40 años, sino con hace 10 años. Se ha profundizado el poderío revolucionario y político de Irán en la región”, subrayó el Líder iraní.

Francia, el Reino Unido y Alemania no van a hacer frente a las presiones de Estados Unidos por defender los nexos con Irán, sin embargo, le pesa y eso se ve. Los europeos no pueden ocultar su enfado y el hecho de tener que callar ante un magnate y estrella de la televisión norteamericana que no tiene la estatura de un líder político ni le interesa, sin embargo, el temor les invade a los europeos.

Lo que no se dan cuenta es que a eso que huyen al miedo de otra vez vivir bajo el dominio de un dictador como Hitler es lo que ya tienen, ahora están en las manos de Trump que les empuja, les trata mal ante los medios de comunicación, les quita fondos, destruye sus instituciones o en ello está, a saber: el acuerdo climático, va por la Organización Mundial del Comercio (OMC), está en vilo la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), entre otros.

Pero desde la otra perspectiva, está pasando lo que dice el Líder iraní: con la resistencia se triunfará. Turquía dice que no dejará de seguir sus transacciones comerciales con Irán. Rusia y China desafían a EE.UU. y continuarán sus cooperaciones en varios ámbitos, pese a las sanciones, cuyos efectos ya deben enfrentar, algo que a ellas no les amedrenta.

Por: Cristina Leiva

smd/ctl/mkh

Comentarios