• Detrás de la Razón: EEUU declara la guerra a Irán, es la más asfixiante de la historia; dice Trump

“Las sanciones contra Irán han entrado en vigor oficialmente. Son las sanciones más mordaces jamás impuestas, y en noviembre aumentan a otro nivel”, dice Trump.

“Las sanciones contra Irán han entrado en vigor oficialmente. Estas son las sanciones más mordaces jamás impuestas, y en noviembre aumentan a otro nivel. Cualquiera que haga negocios con Irán no hará negocios con Estados Unidos. ¡Lo hago por la paz mundial, nada menos!” son las palabras con las que el presidente de EE.UU., Donald Trump, dio el banderazo de salida para que sus mecanismos ataquen y asfixien a Irán.

Para los que no entiendan de guerras y crean que las guerras solo son con misiles y cañones, les digo que se equivocan, una guerra económica puede dejar muerte y desolación provocando pobreza, hambruna, escasez y disturbios sociales que se pueden convertir también en muerte. Por ello, Irán está alerta, EE.UU. ataca.

“La Administración Trump quiere que el mundo crea que le preocupa el pueblo iraní (...) [pero las sanciones] pondrían en peligro a los iraníes comunes”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, en un comunicado publicado en Twitter. “La hipocresía estadounidense no conoce límites”, remató.

Lo cierto es que cuando un periodista de la televisión estadounidense Fox News cuestionó a John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., de que si estaban atacando con un arma a Irán, Bolton no supo cómo esquivar la pregunta.

Lo que Estados Unidos alega es que Irán debe de abstenerse de querer una arma nuclear, de apoyar el terrorismo y de no construir misiles balísticos, lo cual el Gobierno iraní dice que es mentira, acusando que todo lo que hace EE.UU. es para favorecer el orden que quieren imponer en la región orquestado o a favor de Israel.

Estas sanciones que entraron en vigor, además de evidenciar que EE.UU. puede romper cualquier acuerdo a la hora que quiera, lo que le resta credibilidad y autoridad moral, también evidencian la irremediable fractura que hay en Occidente.

Estados Unidos se distancia y rompe el acuerdo y la concordia con su aliada de siempre y la más querida, la Unión Europea (UE). Washington quiere castigar y traicionar a Irán saliéndose del acuerdo nuclear suscrito en 2015 entre Teherán y el entonces Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

Europa quiere lo contrario, respetar el acuerdo y respetar los negocios con Irán. Es tan grande la fractura que mientras EE.UU. amenaza con sanciones y castigos financieros a cualquier persona, entidad o empresa que negocie con Irán.

Europa lanza una ley para proteger a las empresas europeas, eximirlas de sanciones y darles derecho de pedir remuneración. Incluso la UE fue más allá, ordenó castigos a las empresas de Europa que salgan corriendo de Irán por temor a las sanciones de Donald Trump.

¿Así o más evidente la distancia y la confrontación entre la Unión Europea y Estados Unidos? ¿Qué harán las grandes compañías como British Airways, Siemens, Meliá?

Trump orgulloso dice que las empresas respetarán más el negocio con EE.UU. que la orden de los gobiernos europeos, pensando que con un manotazo, que está por ver, obedecen más al brillo del dólar que al del honor por su Europa.

En Irán señalan que no pueden confiar en Estados Unidos nuevamente, y que si Trump quiere regresar al diálogo con ellos, tendría que regresar primero a reconstruir lo que deshizo, el acuerdo nuclear; el presidente de Irán, Hasan Rohani, lo explica con una analogía: “¿Cuál es el significado de las negociaciones cuando impones al mismo tiempo sanciones? Es como alguien que agarra un cuchillo para apuñalar a un rival o a un enemigo en el brazo, mientras que al mismo tiempo dice “deberíamos hablar y negociar”.

En tal caso, la respuesta sería primero retirar el cuchillo del brazo y guardarlo en su bolsillo, y venir a la mesa de negociación y a la lógica de la negociación. Si hay honestidad, Irán siempre apoya las negociaciones.

En “Detrás de la Razón”, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/hnb

martes, 7 de agosto de 2018 21:57
Comentarios