• Detrás de la Razón: EEUU ataca primero a China ¿Quién ganará la peor guerra comercial de la historia?

El mundo está en guerra comercial. Quizá aún no la siente, pero el mundo está en guerra. EE.UU. ha disparado ya los primeros misiles de dolor económico.

Castigos en más de 1000 productos equivalentes a 50 000 millones de dólares divididos en dos tandas, una que ya comenzó con el primer ataque este 6 de julio, en 34 000 millones de dólares de productos chinos y estadounidenses.

Porque EE.UU. comenzó el ataque, pero China en el mismo minuto de media noche, regresó el revés del mismo calibre y por la misma cantidad en dólares. La primera pregunta. ¿Quién ganará? ¿La segunda pregunta: por qué es tan importante una guerra comercial y si nos podría llevar en el futuro a un enfrentamiento armado?

¿Y qué está realmente detrás de esta guerra comercial que ha lanzado Donald Trump? Dicen las malas lenguas y aquí lo preguntaremos, que no es que importe tanto el déficit comercial que tienen los estadounidenses con los productos chinos que es más o menos 300 000 millones de dólares, ni es tampoco la importancia de las elecciones intermedias de EE.UU.

Ni es tampoco querer vender más, ganar más dinero, o proteger la producción nacional estadounidense, que esas cosas son secundarias; que el verdadero objetivo de esta guerra lanzada por Trump se llama “Made in China 2025” un proyecto del Gobierno chino con el que quieren convertirse para ese año en la superpotencia mundial en microprocesadores e inteligencia artificial y con lo que quieren controlar a toda la industria global, y que al ver esto.

Trump en un movimiento de ajedrez agresivo intenta frenar a los chinos a futuro. Pues el déficit que dice tener, serán muchos miles de millones de dólares, pero no es nada a comparación del Producto Interno Bruto (PIB) de EE.UU., 300 000 millones de dólares de déficit contra más de 15 billones de dólares.

Tampoco es tan importante para China que ya no depende tanto de las exportaciones, pues el consumo interno representa más de la mitad de su PIB, y EE.UU. significa el 20 % de la exportación. Estamos viendo entonces, la primera guerra del futuro.

Es la guerra comercial para ver quien se apropia de lo que será necesario para subsistir en el planeta después de 2025: inteligencia artificial y microprocesadores que regulen la actividad de todo lo que está al servicio del ser humano. Y quien domine eso, dominará la economía, el hambre, la medicina, el espacio y lo militar.

Si EE.UU. se queja habría que empezar recordándole que quien le dio alas a China, fueron ellos mismos, al ofrecerle entrar al mercado interno estadounidense a cambio de que no dejara usar los puertos y las rutas a la extinta Unión Soviética.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/rha/alg

domingo, 8 de julio de 2018 21:58
Comentarios