• Detrás de la Razón: ¿Cuál es el arma secreta de Donald Trump de la que Irán se burla?
jueves, 30 de mayo de 2019 20:03

Irán rechaza la posibilidad de conversaciones con EE.UU. tras su “ilegal” salida del acuerdo nuclear y hasta que Washington no cambie su actitud antiraní.

“Estados Unidos estuvo en las conversaciones del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), pero con su retirada ilegal del acuerdo nuclear se rompió esto, por lo que no vemos la posibilidad de un diálogo”, ha aseverado el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Seyed Abás Musavi, en una rueda de prensa.

Eso para empezar. Para continuar, el Lider de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, lo dejó claro: la negociación es un “veneno”: “En cuanto a la negociación con EE.UU., como decía el Imam Jomeini (que en paz descanse), hasta que EE.UU. siga con el mismo curso de acción, la negociación es un veneno”. Con la Administración actual es un doble veneno.

Para terminar, además de la Cancillería y la Presidencia, la cúpula militar iraní dijo un rotundo no: no es confiable y no negociaremos. Todo esto viene después de una serie de comportamientos extraños de Donald Trump, que en los últimos tiempos le da por amenazar fuertemente a Irán y, al día siguiente, le extiende la mano para negociar, y al día siguiente vuelve amenazar con todo el poder militar y al día siguiente, otra vez abre la puerta al diálogo.

La última, en Japón: hace unas horas dijo Trump que no quieren cambiar el Gobierno de Irán, que con sus líderes se podrá negociar y que harán un acuerdo. Es por ello la reacción tajante de la clase política iraní: no a ningún negocio. Su primer argumento es que cómo se podría confiar en el señor Trump, si le gusta romper los acuerdos. ¿Qué podría garantizar que un eventual acuerdo con él no será roto más adelante?

Pero más allá de eso, la incógnita es si Trump está loco, desquiciado, desesperado, o es la estrategia de Richard Nixon. Ya el canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif, había dicho que las declaraciones de míster Trump rayan en la locura. Y aun más allá de toda esta retórica, lo cierto es que el Golfo Pérsico y la zona de Oriente Medio se pone más caliente y más militarizada con el envío del grupo de ataque nuclear ordenado por Trump, que incluye como ya lo hemos consignado aquí portaviones nuclear, destructores, bombarderos con capacidad nuclear y F-35 estacionados frente a las aguas iraníes.

Eso es lo más peligroso, porque aunque nadie quiera guerra la probabilidad de un enfrentamiento ante un error, un cálculo mal hecho o una decisión visceral individual podría desatar un verdadero apocalipsis, militar y económico, con unos precios de petróleo tan altos que pondrían en recesión la economía del planeta.

Por otro lado, Seyed Abás Musavi se ha dirigido a los países restantes del acuerdo nuclear, en concreto los europeos, aunque también China y Rusia, y les ha instado a aprovechar el plazo de 60 días determinado por Teherán para cumplir sus compromisos. De lo contrario, Irán “dará con firmeza un segundo paso” para proteger sus intereses. Hasan Rohani, presidente de Irán, completa: Si no logramos un acuerdo después de 60 días, tomaremos otras dos acciones. En el acuerdo nuclear, acordamos mantener los niveles de enriquecimiento de uranio en 3.67 %. Detendremos ese compromiso y no continuaremos con los niveles especificados.

El problema es que ya han pasado veintitantos días y nadie, ninguno de los firmantes del acuerdo ha podido hacer algo, contrarrestar a EE.UU. o compensar las sanciones antiraníes de Donald Trump. ¿Qué veremos en las siguientes semanas? ¿Cómo se defenderá Irán de las sanciones económicas en caso de que afecten a su pueblo?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México, Colombia y Chicago a la una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/mla/alg

Comentarios