• Detrás de la Razón: Conozca la nueva guerra de poder en Oriente Medio, desde Israel hasta Siria
domingo, 6 de mayo de 2018 23:08

Una década de mala economía, de crecer al 9 % cayó casi a cero. Siete años de terrorismo en sus narices, en sus fronteras, incluso dentro, del organizado, y más adentro, del no tan claro, como los bombazos en Beirut, capital de El Líbano.

Ser vecino de Siria y casi de Irak (tan solo escasos 300 kilómetros de distancia), es como estar casi dentro del avispero en los últimos años. Y no solo lo digo por la seguridad y la violencia de las hordas de criminales de decapitación, proyectil, metralla y explosivos, sino por algo que fue mucho más allá.

El ser vecino del fenómeno terrorista se convirtió en un problema gravísimo de seguridad nacional, pero sin violencia. El Líbano hoy es la casa de millón y medio de refugiados de Siria. Considerando el tamaño del país y los habitantes libaneses esa cifra pone en riesgo muchas cosas.

El Líbano se convirtió en un país que le abrió la puerta a otro país que le envió más de un tercio de su misma población. Hoy uno de cada 3 o 4 libaneses es sirio. La economía y el tejido social sufren sin duda con este río humano que huyó del terrorismo vecino y que colocan al territorio libanés como el país campeón de los samaritanos y altruistas, en el primer lugar de países que aceptan refugiados per cápita.

Dicho esto, que es muy importante para considerar lo que está pasando hoy ahí, hay que entender también que El Líbano es un mosaico multicolor donde fluyen etnias y religiones de una forma única en el planeta.

18 confesiones tienen representación legal y total dentro del Poder Legislativo: Chiíes (27), Suníes (27), Maronitas (34), Greco Ortodoxo (14), Greco Católico (8), Drusos (8), Armenio ortodoxo (5), Alauí (2), Protestante (1), Armenio católico (1) , Minorías cristianas (1). En total: 128 escaños; 64 musulmanes y 64 cristianos. Y 42 partidos políticos en una población de tan solo 6 millones de personas.

Además, de la crisis económica y del caleidoscopio social, pesan 9 años sin elecciones, porque el Parlamento se autoextendió el poder para gobernar, debido a que no había consenso para elegir presidente vía Parlamento, y por ende no había acuerdos políticos, vivían en una crisis de desacuerdo que amenaza todavía el país.

Con todo este escenario, este 6 de mayo, hay por primera vez elecciones en 9 años. Fuerzas suníes y chiíes, mezcladas con cristianos compiten por el poder. Los dos ejes principales son sin duda el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), por un lado, y el partido del primer ministro Saad Hariri por el otro. Es decir, la competencia entre dos alianzas, por un lado la Alianza 8 de marzo y por el otro, la 14 de marzo.

En este capítulo de historia, los denunciantes de Hezbolá están pendientes de la injerencia y presión extranjera de la que acusan a Arabia Saudí, y detrás Estados Unidos o el régimen de Israel de querer tener su sucursal de poder en esa nación: “Sí, la resistencia y sus armas necesitan protección política, y eso se realiza con vuestros votos... Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí continuarán hasta que su proyecto en Siria, Irak o El Líbano caiga”, apunta Seyed Hasan Nasrolá, el secretario general de Hezbolá.

¿Cómo se llegó a estas elecciones? ¿Qué importancia tienen para Oriente Medio y la correlación de fuerzas internacionales que están en pugna del control? ¿Qué pasará después de las elecciones? ¿El Líbano podría correr la misma suerte que Siria cuando se desató el terrorismo? ¿Por qué el territorio libanés es tan importante para Estados Unidos?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/rha/alg

Comentarios