• Detrás de la Razón; Alerta: Europa ve el fin del mundo con la crisis que se le viene encima

La Unión Europea corre el riesgo de dejar de ser la potencia mundial que es y quedar en un segundo plano, alerta el embajador de Alemania en España, Heinz-Peter Tempel.

¿Y sabe usted por qué? El peligro más grande de todos los peligros que encaran los europeos hoy, no es el presidente de EE.UU., Donald Trump, no es el terrorismo, no es la guerra comercial con Washington, se llama migración, “Nada ha puesto tanto a prueba a la Unión Europea (UE) ni nada tiene tanto potencial de división entre sus estados miembros como la crisis migratoria que vive estos días. La gestión de la llegada de personas de países terceros tiene que dejar de ser un veneno para Europa”, alerta Tempel.

Europa está en pánico, porque ve cómo se está desmoronando su futuro, y como sus estándares de vida podrían cambiar, su población y demografía también. Suena aterrador, sí, para ellos los europeos, pero quizá no para la historia. Alguien tiene que venir a recordarles que no hagan dramas ni se victimicen, porque el siglo pasado estuvieron muy felices y contentos de aplastar, dividir, saquear, usar y controlar a su continente vecino. Lo disfrutaron no? Y no previeron lo que la naturaleza podría hacer al dividir regiones, separar etnias, imponer creencias y costumbres, imponer reglas a indígenas ajenos.

Hoy quizá están recogiendo lo que sembraron. Después de levantar la bandera de grandes conquistas: la bandera británica, la bandera francesa, alemana, italiana, española, portuguesa, belga; después de levantar su bandera con gran orgullo en algún rincón de África, y dejar ese continente como tablero de juego del “Monopolio”; después de colonizarlo hace poco más de cien años, hacerle un mapa contra natura, después de tomar decisiones de saqueo, comercio y lucro con sus recursos y su gente, en su parásita ambición de diamantes o petróleo.

Después de dominar África, ahora viene el fruto en forma de futuro que sembraron. Y la historia comienza a cobrarle a Europa el precio de sus aventuras. A esos que se reunieron en Bruselas, capital belga, este fin de semana, hay que recordarles que sus antecesores se reunieron en Berlín (capital de Alemania) en 1884, hace 134 años, de urgencia porque no sabían qué hacer con el problema de África, y determinaron que de todo el continente solo dos países tenían el derecho de conservar su independencia, los demás, no, porque eran propiedad de los europeos.

Los europeos sentían superioridad que les daba el autoderecho de hacer lo que mejor creyeran con los seres humanos para su beneficio propio, lo mismo que hoy vemos, con el radical ministro italiano del interior, Matteo Salvini, y su horda de seguidores que en las últimas encuestas cada vez son más, no solo en la bota sino en todo el continente.

A estos se agregan Austria, Eslovaquia, Hungría, Polonia, República Checa, que dicen “No” a los africanos. La supremacía está presente en muchos europeos, si no ve usted una de las soluciones de poner en Libia centros de detención de los migrantes, como si Libia fuera la culpable.

La Cumbre de Bruselas pareció no servir porque no hay una solución conjunta, cada quien quiere agua para su molino y cada vez más las corrientes ultraderechistas, nacionalistas, patrióticas de “Europa First”, están más de moda.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid.

mhn/nii/

martes, 26 de junio de 2018 22:06
Comentarios