• Detrás de la Razón: Agresión saudí contra la tregua yemení
martes, 24 de septiembre de 2019 22:36

91 mil 600 muertos en los últimos cuatro años, es el saldo estimado de la incesante agresión saudí y sus aliados contra Yemen, indica un informe de Acled.

Según cifras ofrecidas por el Proyecto de Localización y Datos de Conflictos Armados (Acled, por sus siglas en inglés), 91 mil 600 muertos en los últimos cuatro años, es el saldo de la incesante agresión saudí y sus aliados contra Yemen.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) indica que una mujer y seis bebés mueren cada dos horas en el país árabe. Y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proyecta que el número de muertos por los bombardeos de Riad en Yemen podrían elevarse a 500 mil en el 2020.

Éstos son solo algunos datos desgarradores. Sin embargo más desgarrador podría ser el que Arabia Saudí haya respondido con más agresión una propuesta de tregua por parte de Yemen.

Luego de los ataques a la refinerías saudíes de Aramco, atribuidos por Yemen, y que provocaron la interrupción de la producción de 5,7 millones de barriles de petróleo saudí, que equivalen a un 6 % de la producción mundial, el movimiento popular yemení Ansarolá, que apoya al Ejército del país contra la guerra de los Al Saud y sus aliados, anunció que está dispuesto a cesar todos los ataques contra el reino para lograr la paz tras cinco años de un conflicto, que ha dejado además una crisis humanitaria que la ONU considera como la peor que existe en el mundo.

Precisamente esta propuesta fue recibida con beneplácito por el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, quien consideró la sugerencia como una oportunidad para que derive el fin de la guerra.

Pero ¿Por qué y a pesar de sus vulnerabilidades defensivas y desgaste en guerra, Arabia Saudí no se mide a la tregua? Será un tema de ego, o de no querer evidenciar las afectaciones que realmente está sufriendo, aún cuando siguen gastando millonarias sumas en armas compradas al Occidente.

¿Es necesaria la continuidad de su agresión en Yemen para justificar la intervención de EE.UU. en el Golfo Pérsico, con el pretexto de protección?

Sin embargo y aunque la propuesta parecía ser tomada con cautela, por medio del ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudí, Adel al-Yubeir, Riad expresó que su país buscaba obras y no palabras por parte de los yemeníes.

Una nueva agresión venía en camino. Esta vez un bombardeo de la aviación saudí contra una mezquita en la provincia de Omran, al norte del país, y con un saldo de 5 personas muertas, dejaba clara la respuesta de los Al Saud a la tregua planteada por Ansarolá.

Por si fuera poco 16 yemeníes perdieron la vida en otros ataques aéreos de Arabia Saudí contra la provincia de Al-Dhale, en el suroeste del país, a escasas horas de cerrar esta edición.

Pero los hechos indican que si el reino saudí viola constantemente los derechos humanos de su propia población, seguramente con mayor certeza lo hará con los de afuera y aunque han tenido oídos sordos ante las cifras negativas y los llamados de atención por parte de la comunidad internacional, siempre amerita la pena reiterarlos.

Un total de 24 países, en su mayoría occidentales, manifestaron preocupación a través de un comunicado ante la ONU por las constantes violaciones de los derechos humanos en el reino. Se trata del segundo comunicado hacia Riad, leído ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU), en Ginebra (Suiza), en seis meses tras la primera censura de Arabia Saudí en el foro del mes de marzo.

¿Cuánto más durará esta agresión con sello saudí?

En “Detrás de la Razón2, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México, Colombia y Chicago a la una de la tarde.

Por: Danny Pérez Díaz.

mhn/nii/

Comentarios