• Detrás de la Razón - ¿Trump con rico almuerzo podrá convencer a Rusia y China sobre Irán?
martes, 30 de enero de 2018 23:26

Tremendo desayuno les dio el presidente de EE.UU., Donald Trump, a los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), los 14 representantes, incluidos y sobre todo los más importantes. Ayer pregunté por qué se prestaba China y Rusia a este curioso show.

Aun no lo sé a ciencia cierta, o si como he apuntado que en las esferas de poder todo está dicho cuando hay que proteger las inversiones y finanzas planetarias, y ahí no hay rivales, sino negociadores; pero lo que sí sé es que la gente del pueblo, la gente que observa en el mundo y que le gusta pensar, sí se está dando cuenta; hasta el diario New York Times lo publica aunque sea enemigo de Trump, escribiendo un titular que parece más de un periódico de Teherán.

Lo que la gente se dio cuenta es que este lunes, cuando Estados Unidos invitó al Consejo de Seguridad de la ONU, los 14 representantes, incluidos y sobre todo los más importantes, los miembros permanentes, Rusia, China, Francia, Reino Unido, y Estados Unidos, que fue quien invitó, viajaron a Washington.

Es decir, el Consejo salió de su recinto de la ONU para ir a otro lugar. Nikki Haley, la embajadora de EE.UU. ante ese órgano, que son los ‘guardianes’ de la ‘seguridad’ del planeta, pues brincaba de gusto, ya que ella los llevó ahí, a una base militar, para enseñarles trozos de metal, que según ella, porque no creo que sea todo el pueblo estadounidense, son la prueba evidente de que Irán le está dando armas a los yemeníes del movimiento popular Ansarolá.

Bueno pues, lo que la gente del pueblo se dio cuenta es que EE.UU. quiere crear una ‘iranofobia’ entre los representantes del máximo órgano mundial, y que parece ser que es de una manera infantil, con comida y paseos, porque esta excursión a la base militar conjunta Anacostia-Bolling, en Washington, donde están las presuntas pruebas del misil persa, incluyó también una visita al Museo Memorial del Holocausto para rematar en la Casa Blanca donde Trump esperaba.

Es por eso tan evidente que el diario New York Times publicó ‘With Tour and White House Lunch, Trump Presses U.N. Envoys on Iran’, que en nuestro idioma se lee, ‘con un paseo y un almuerzo en la Casa Blanca, Trump presiona a los enviados de la ONU sobre el caso Irán’.

Los periodistas no estuvieron permitidos en la base militar, pero ya algunos de los representantes del CSNU han hablado, como el del Reino Unido que dice que no está claro que Irán sea el culpable.

Del otro lado del mundo, un alto político iraní rechaza las acusaciones de Estados Unidos sobre el presunto suministro por parte de Irán de misiles balísticos a los combatientes del movimiento popular yemení Ansarolá y dice que las tramas de las ‘marionetas’ de Washington contra Teherán están condenadas al fracaso.

‘Ellos (los estadounidenses) acusan directamente a Irán de injerir en Yemen pero rechazan indirectamente la valentía, la resistencia y el sacrificio de la nación yemení’, ha afirmado este lunes el asesor para Asuntos Internacionales del Líder de la Revolución Islámica de Irán, Ali Akbar Velayati.

¿Qué sigue ahora? ¿El rico almuerzo en la Casa Blanca habrá convencido al Consejo de Seguridad de la ONU de que el misil es de Irán? ¿Habrá más sanciones para Irán, aceptarán Rusia y China?

En ‘Detrás de la Razón’, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete; y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid.

mhn/nii/

Comentarios