• Detrás de la Razón - Sexo: la mujer como instrumento de la riqueza
martes, 31 de octubre de 2017 21:56

Hoy vamos hablar de terrorismo, pero de otro terrorismo. No el de Daesh, ni de Al-Nusra, no del de las decapitaciones ni asesinatos, hablaremos el otro terrorismo.

El que no es de sangre, el que no se ve, el que parece ser sublime pero que es infame. El que nos muestra el glamur, el lujo, la belleza, el éxito, la riqueza, pero que esconde la humillación. Hablemos de cómo se asusta, se usa, se aplasta a la mujer para utilizarla como un instrumento para servir al enriquecimiento, a la mercadotecnia para llenarse los bolsillos de miles de millones de dólares.

Un trato que se registra desde la conducta personal e individual hasta la formación de opiniones a nivel mundial, cruzando por el uso más común de la mercadotecnia y el anuncio comercial. ¿Por qué hoy? Porque lo hicimos a propósito del súper escándalo en Hollywood: Harvey Weinstein (edad 65, productor de cine, más de 80 estatuillas y cerca de 350 nominaciones al Oscar).

Un genio del séptimo arte que ha hecho maravillosas películas y lanzado a la fama, a la belleza, estrellato y la bonanza económica a decenas de famosos, ha sido acusado de acoso y hasta violación sexual por medio centenar de mujeres, que lo señalan de utilizar su poder para intercambiar el lanzamiento a la fama por dinero; una cuestión que muestra precisamente lo que planteo al principio, el espíritu codificador de convertir a la mujer en un instrumento para satisfacer lo individual o a los grandes capitales.

Entre las acusantes están, Lea Seydoux, Emma de Caunes, Gwyneth Paltrow, Asia Argento, Ashley Judd, Cara Delevingne, Rosanna Arquette, Judith Godreche, Angelina Jolie y Rose McGowan. Desde esa perspectiva, la mujer: usarla es el método; el objetivo, la riqueza y el placer; el delito, la humillación de la propia especie humana.

¿Este es el producto del liberalismo o es más bien el liberalismo en sí? ¿O es producto de la democracia? ¿Hacia dónde evolucionaremos o involucionaremos? ¿Hacia dónde va el ser humano o hacia dónde van las directrices del poder que controla el mercado y el modelo que exige mujeres para vender? ¿Acabaremos viendo películas pornográficas cuando se anuncien coches, chocolates, viajes o papel sanitario?

En Detrás de la Razón: los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los Gobiernos ni los medios de comunicación. El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/nii/

Comentarios