• Detrás de la Razón - La final 1-0 ¿Madrid envía al Ejército a Barcelona?
sábado, 28 de octubre de 2017 21:54

Una cosa es tener razón, y otra cosa es estar dentro del marco de la ley. Quizá los catalanes tengan sus razones, sus verdades.

Quizá hoy algún fantasma o designio divino me dé poderes y me diga que yo soy el nuevo rey de un país... quizá sí... o mi padre, que en paz descanse, me haya dicho que todo lo que dejó era para mí... quizá sí, fueron reales sus palabras y su decisión, pero el problema es que hay una ley, y no puedo violarla.

Una ley que justamente se inventó para prevenir que otros como yo, que les sea revelada su misión, por divinidad o por una historia real, se apropien de una herencia, de una silla presidencial o de un territorio, y así comiencen un caos, porque bajo esa perspectiva, todo mundo podría reclamar y auto-ejecutar lo que a su razón, es correcto.

Mi pregunta es, ¿por qué los catalanes independentistas no recorrieron la única vía legal que había hasta agotarla? La única vía era muy fácil de entender: convencer en votación, con democracia, convencer con argumentos y con una gran campaña, a la mayoría de españoles, no de Cataluña, sino de toda España, para que así votaran por un partido independentista, para que ganara en mayoría en el Congreso, para que reformara la Constitución y entonces que les dejara hacer las independencias que quisieran, que se independizara Cataluña, el País Vasco, Andalucía, y hasta Sevilla.

Si hoy en el poder estuviera Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Congreso de España, no hubiera habido ningún problema, seguramente tendríamos muchas repúblicas. ¿Por qué no lo entendieron esto los catalanes, y confundieron la razón propia con la legalidad, que no es lo mismo?

Pues parece ser que no lo entendieron o su razón es más poderosa al concebirse como una nación aplastada y dominada por la corona española, y este viernes, declararon libre, independiente a Cataluña, creando así, la República de Cataluña, con festejo, música en vivo, y un Parlamento catalán fracturado pero que con mayoría y en secreto, saltándose la Constitución de toda España, proclamó la existencia de un nuevo país.

Claro, a cientos de kilómetros de ahí, con la autorización del Senado de España, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, borró del mapa la ‘República catalana’, disolviendo el Gobierno catalán y hasta el Parlamento, y apoderándose del control de prácticamente todo, los concejales catalanes, y hasta la policía catalana, generando con ello la inquietud y nerviosismo más urgente.

¿Cómo se ejecutará esta orden real y política generada desde Madrid, cuando en las calles de Cataluña hay miles de independentistas que amenazan ‘pacíficamente’ no dejar que se tome el control de las instituciones, además de un presidente o expresidente catalán Carles Puigdemont aferrándose a su silla al decir que no se irá de su cargo ya destituido desde Madrid?

¿La aplicación de la ley será con tanquetas del Ejército, o bajo el respeto de la ley por parte de los independentistas, tal y como han hecho en los últimos años? Madrid 1 Barcelona 0 marcador final de la guerra de Independencia.

En ‘Detrás de la Razón’: los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/mkh

Comentarios