• Detrás de la Razón - Irán en la mira del intervencionismo extranjero
domingo, 7 de enero de 2018 20:33

El 14 de junio de 2017, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, dijo ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU., que Washington busca hacer posible un ‘cambio de régimen’ en Irán.

El funcionario estadounidense señaló también que Washington tratará de contrarrestar el supuesto esfuerzo del país persa para llegar a una hegemonía regional.

Por si fuera poco el 15 de octubre de 2017, Rex Tillerson volvió a emitir declaraciones similares, durante una entrevista con la cadena de televisión estadounidense CNN. ‘EE.UU. no escatima esfuerzos para cambiar el sistema político de la República Islámica de Irán’, afirmó el funcionario.

Declaraciones como ésta, todo lo evidenciado el año pasado por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para intentar romper con el acuerdo nuclear, alcanzado en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), y ahora las reacciones y afirmación de apoyo a quienes llevaron la violencia en las calles de Irán, deja entrever solo una cosa, la llamada potencia norteamericana tiene en la mira a la nación persa.

De hecho, cuando se abordó el tema de los disturbios en Irán ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), a petición de Estados Unidos, Rusia además de oponerse a que esto sucediera, sentenció que el verdadero objetivo de Washington en esa convocatoria sobre Irán, era otro intento de ‘socavar el acuerdo nuclear’, y no de defender los intereses del pueblo iraní.

Ante tal situación cabe la interrogante: ¿Será esto un pretexto utilizado por Washington para finalmente dejar el pacto nuclear entre Irán y el G5+1?

En el mismo contexto el representante permanente de Francia ante la ONU expresó que ‘por preocupantes que hayan sido los hechos de los últimos días en Irán, no constituyen una amenaza para la paz y la seguridad internacional’. Argumento que deja claro que lo que aconteció en el país persa, no tenía carácter de ser abordado en Naciones Unidas.

En este sentido llama la atención, que cuando hay marchas o manifestaciones en Irán, Washington se presenta como defensor de los derechos humanos a capa y espada. Sin embargo, ante la coacción de libertades en Arabia Saudí, o del régimen de Baréin y lo que hace con su pueblo que reclama libertad, o incluso la represión policial contra la población afroamericana que protesta en EE.UU., se hace indiferente.

Con Arabia Saudí, por ejemplo, firmó un millonario acuerdo sobre armas y cuando Trump viajó a Riad, la capital saudí, dijo: ‘No estamos aquí para decirle a otras personas cómo vivir’... ‘estamos aquí para ofrecer una sociedad basada en intereses y valores compartidos’.

Acciones que reafirman lo que muchos expertos en el tema llaman el ‘doble rasero de Estados Unidos’.

Pero si esto lo enfocamos en un nivel más global, no hay que dejar por fuera algunas revelaciones del polémico libro ‘Fuego y Furia’ sacado a la luz en días recientes y que narra cómo fueron los 12 primeros meses de Trump al mando de la Casa Blanca.

Particularmente sobre la percepción de Oriente Medio, el autor del libro cuenta que para el mandatario, cuatro poderes son los jugadores en la mencionada región del planeta: Israel, Egipto, Arabia Saudí e Irán. Para la actual Administración estadounidense, los tres primeros se unirían contra Teherán y específicamente Egipto y Arabia Saudí no interferirían en los intereses estadounidenses, mientras que siguieran su postura contra Irán.

De ser esta información verás, otro elemento estaría demostrando que no quedan dudas del eje en Oriente Medio contra la nación persa, que poco a poco han ido evidenciado los hechos de los últimos en la región.

En ‘Detrás de la Razón’ los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por: Danny Pérez Díaz.

mhn/rha/hnb

Comentarios