• Detrás de la Razón - Daesh no ha muerto, lanza el peor ataque terrorista en la historia de Egipto
lunes, 27 de noviembre de 2017 21:35

Campeones de la Casa Santa, rezaba el título de una organización, en cuyo origen quizá estemos viendo el amanecer de un nuevo monstruo que amenace con baños de sangre.

Hablo de Ansar Beit al-Maqdis, que quiere decir Campeones de la Casa Santa, refiriéndose al objetivo de controlar Al-Quds (Jerusalén), y su lucha contra el régimen israelí.

En 2011, cuando Hosni Mubarak, abandona su puesto de presidente sempiterno egipcio, el Sinaí (ya desde siempre conflictivo por la herencia de la ocupación israelí hasta 1979) se volvió más un caldo de cultivo para el resentimiento social contra el Estado egipcio.

Si ya eran relegados, pues la crisis política los relegó más, apareciendo así grupos criminales que clamaban reivindicación de justicia social disfrazada de muerte.

Pero en 2013, al ser derrocado el presidente Mohamad Mursi por el Ejército de Egipto, las cosas se pusieron mucho peor.

Carentes de un programa social, de condiciones de igualdad, de oportunidades, y la imposibilidad de una vida digna, los habitantes del Sinaí, la mayoría beduinos, se sintieron aun más aislados, y más castigados por el Ejército.

El desbalance social, la crisis política y la desatención en educación, salud y empleo, provocó que los jóvenes rebeldes y sin causa, de esa región beduina se unieran fácilmente al lavado de cerebro que hace el terrorismo mundial.

Así aparece Wilayat Sina, una organización que jura lealtad al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), conservando su autonomía y sus costumbres propias.

Este grupo aunque no es lo mismo que Daesh, se siente Daesh; y lo cierto es que es el brazo o ramificación más activa y quizá hoy más poderosa de Daesh en el mundo, más porque Daesh como está prácticamente de rodillas en Irak y en Siria, quizá haya dado la orden de comenzar un nuevo episodio para dejarle claro que el terrorismo no ha muerto.

Episodio con una estrategia incluso diferente, olvidarse de tomar ciudades y territorio, y centrarse en hacer atentados terroristas de gran calado para minar la confianza en los Gobiernos. Wilayat Sina está compuesto por muchos jóvenes beduinos que tienen sed de asesinar, alimentada por su pobreza y descomposición social.

Empero, con el Ejército con más poder a raíz del derrocamiento de Mursi, el programa de prevención está prácticamente sustituido por el intento de control desesperado a base de la fuerza bruta. Lo que genera más violencia, y que el paisaje sea asalto y ataque a los militares egipcios y respuesta militar.

Cientos de heridos ha cobrado la violencia. Así en 2015, asumieron el acto barbárico de haber derribado un avión de pasajeros, con gente inocente, de Rusia. El vuelo 9268 de Metrojet, fue explotado con un saldo de ningún sobreviviente: 224 muertos. Hoy, el ataque terrorista más grande de la historia de Egipto: 24 de noviembre de 2017, mezquita en Bir al-Abed, Sinaí, Egipto.

Medio día. Bomba explota dentro de ese templo. Era el rezo del viernes. La gente estaba rezando dentro. Se trata de un comando de casi 30 hombres armados, terroristas, encapuchados. Después de estallar la bomba, los rodearon con sus coches la mezquita para abrir fuego de forma indiscriminada contra las personas que huían.

En total, 305 muertos, cerca de 27 niños asesinados y 120 heridos. Además incendiaron vehículos para bloquear la ayuda y las ambulancias que rescatarían a las víctimas. El atentado fue reivindicado por el grupo Wilayat Sina. El presidente de Egipto, Abdel Fatah al-Sisi, ante el atentado, promete responder con "fuerza brutal" a los terroristas.

Manda a la Fuerza Aérea a bombardear posiciones rebeldes en el Sinaí. "Egipto enfrenta el terrorismo, en nombre de la región y en nombre de todo el mundo. Y debido a eso, todo esto está sucediendo; es un intento de detenernos en nuestros esfuerzos por luchar contra el terrorismo, y un intento por hacer que perdamos nuestra voluntad, nuestros movimientos para detener los horribles planes criminales que apuntan a destruir lo que queda de nuestra región", señala Al-Sisi.

¿En qué punto estamos de la guerra? ¿a quién se refiere el presidente de Egipto al decir que quieren detener la lucha contra el terrorismo que hace su país? En Detrás de la Razón: los analistas contestan y usted en su casa concluye.

Si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los Gobiernos ni los medios de comunicación. El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/ncl/hnb

Comentarios