• Afganos obligados a vender sus riñones para poder comer | Detrás de la Razón
viernes, 4 de marzo de 2022 23:04

La crisis humanitaria en Afganistán ha llegado a niveles catastróficos, luego de 20 años de ocupación estadounidense que, literalmente, destruyó al país en todos los órdenes.

Una vez que las fuerzas estadounidenses deciden abandonar el país, a sabiendas de que el grupo Talibán retomaría el poder, el Gobierno de Joe Biden decide confiscar el dinero afgano que está en bancos extranjeros, decidiendo unilateralmente que la mitad de ese dinero será destinado a los familiares y víctimas de los atentados del 11-S y la otra mitad, para ayuda humanitaria que ellos distribuirán como les plazca.

Las protestas NO se hicieron esperar y la crisis humanitaria está llegando a su máxima expresión cuando es VOX POPULI que muchos afganos y afganas están vendiendo SUS PROPIOS RIÑONES por cantidades miserables de dinero para poder comer y alimentar a sus familias. Siendo víctimas de operaciones defectuosas, la gran mayoría de ellos queda en un estado de salud paupérrimo que le impide trabajar, aunque sea haciendo el más mínimo esfuerzo.

Para la Representante Especial de la Secretaría General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Afganistán, Deborah Lyons, resulta indispensable trabajar conjuntamente con las autoridades afganas, es decir, el Talibán, para poder asistir verdaderamente a la población afgana. Para Lyons, es realmente lamentable que la única herramienta que esté a disposición de naciones Unidas para Afganistán, sean las costosas e insostenibles ayudas humanitarias, teniendo Afganistán retenidos en el exterior más de 9 mil millones de dólares por decisión del gobierno de EE.UU.

Otro aspecto que resulta muy grave y lamentable es que, viendo las condiciones en las que se encuentra el pueblo afgano, el Gobierno de EE.UU. siga mostrándose indiferente y siga reteniendo esos fondos que pertenecen al pueblo afgano, y peor aún, si algún país o ente humanitario quiere ayudar a Afganistán, en teoría, deberá pensarlo muy bien, ya que se expone a sanciones muy severas de parte del imperio estadounidense.

El testimonio de muchos afganos y afganas es demoledor. Mientras Talibán ha creado un comité para investigar sobre estos trasplantes, nada puede disuadir a las familias afganas desesperadas, sin trabajo y sin tener que comer: O vender un riñón o, peor aún, vender a sus hijos.

Para ver todos los episodios de Detrás de la Razón siga el canal oficial del programa: YouTube.com/DetrasDeLaRazonOficial.

Por: Carlos Alonso

rtk/ctl/rba

Comentarios