• La COP27 2022 | Detrás de la Razón
martes, 8 de noviembre de 2022 20:41

Olas de calor sin precedentes que han matado tanto como una epidemia, inundaciones devastadoras que han dejado poblaciones enteras a la intemperie, sequías, lluvias severas, millones en daños materiales que han puesto en peligro la seguridad alimentaria, la salud, la seguridad energética.

Sharm El Sheij, Egipto, es el punto de encuentro de líderes del mundo, científicos, climatólogos y activistas, para atajar la crisis climática. Hay una carrera contra el tiempo, más cuando reducir la temperatura del planeta por debajo de los 2 grados centígrados es un imposible, y se duda si se podrá reducir incluso a 1,5 grados.

Desde la COP27 se vuelve a pedir esfuerzos globales para enfrentar el cambio climático, pero desde la otra esquina, organizaciones medioambientales denuncian que en este evento, financiado por las grandes multinacionales, solo se toma café, se hacen negocios y se valida el uso eterno de combustibles fósiles.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha dado la voz de alerta “acción colectiva o suicidio colectivo”. Ninguna nación es inmune.

Los países participantes en la COP27 dicen que quieren alcanzar los objetivos colectivos en el marco del Acuerdo de París y la Convención, pero tienen compromisos que deben cumplirse de manera separada y a discreción, cada uno va a su son, por ejemplo, hay países que no tienen una ley climática estatal hay otros cuyas economías dependen de los combustibles fósiles y hay otros que sí lo han ratificado, pero no cumplen, lo que se diría hay un caos organizado.

En la COP27, la ONU acaba de presentar un plan para todos los habitantes de la Tierra ante un clima cada vez más extremo y peligroso, críticos dicen que es una iniciativa de larga data, pero que, esta vez, tiene un rostro distinto.

Sin embargo, esto no ha tenido un gran impacto y ya hay las primeras críticas, como la del presidente de Colombia, Gustavo Petro, quien ha dicho que las cumbres COP ya no dan respuestas y el tiempo se ha agotado, incluso ha pedido que la banca privada deje de financiar al sector de hidrocarburos.

Hay quienes incluso ven esta oportunidad perdida, pues termina 48 horas del inicio de la mayor cita deportiva del mundo, el Mundial de Fútbol Catar 2022, cuyo interés sí es desbordante.

Un giro no copernicano que se espera en esta cumbre es que los países más vulnerables ante el cambio climático unan fuerzas para hacer que los países industrializados rindan cuentas, se les pueda denunciar por los daños que están causando se habla incluso del pago de indemnizaciones, algo a lo que EE.UU. y otros países pudientes se oponen al punto de que Joe Biden estará presencia pero a finales del evento.

No obstante, el escepticismo se respira en Egipto porque tanto París (COP21) como Glasgow (COP26) fracasaron, pues los objetivos quedaron en papel. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha monitoreado los avances hechos y lo que se debería llegar, los resultados son insultantes para quienes son víctimas de la crisis climática. Organizaciones medioambientales están claras, es un tema que tiene raíces en la propia fundación del capitalismo, en el excedente de ganancia que obtienen los grupos económicos que están completamente vinculados con combustibles fósiles, el derroche de recursos naturales y la sobreproducción, quién quiere dar el primer paso?, ¿quién se arriesga a reducir sus ganancias? En un futuro cercano tal vez no haya dónde disfrutar de ese dinero con mares contaminados, bosques convertidos en desiertos y sin nieve para esquiar.

En esta edición de Detrás de la Razón por HispanTV, analizamos la cuestión. ¿Qué están debatiendo en la COP27?

Para ver todos los episodios de Detrás de la Razón siga el canal oficial del programa: youtube.com/DetrasDeLaRazonOficial

Por Cristina Leiva

shp/mrg

 

Comentarios