• Cámara al Hombro - Tabriz, la ciudad sin mendigos de Irán
viernes, 11 de agosto de 2017 7:37

La ciudad iraní de Tabriz se destaca en la historia por sus invenciones e innovaciones en todos los ámbitos.

Tal es así que el primer Ayuntamiento, la primera sala de teatro de Irán y la primera universidad internacional del mundo se erigieron en esta hermosa ciudad hace 700 años. Sin embargo, tiene otra peculiaridad, es conocida como la ciudad sin mendigos de Irán.

La vida adquiere un nuevo significado entre estas costuras. Para estas mujeres, más allá de aumentar sus habilidades, es un espacio que les brinda independencia personal y económica; un intento también para mantener viva la cultura y las formas típicas del vestido iraní, satisfaciendo al mismo tiempo las exigencias del mercado.

Esta frase la hemos escuchado muchas veces: “Regálale un pez a un hombre y comerá un día. Enséñale a pescar y comerá toda la vida”. Aquí vemos cómo enseñan a trabajar y a producir y cómo amplían el conocimiento de mujeres que se encargan de los asuntos familiares.

Los sabores, olores y colores en esta cocina nos transmiten el sentido de una nueva vida. Las mujeres que manejan este lugar dicen que, en primer lugar, les enseñan autoconfianza y a volver a una vida normal lejos del pasado.

En esta cocina, se prepara una gran gama de comidas, postres, mermeladas, dulces y jarabes. Se llama el Instituto de Caridad “Una mañana brillante” o Sobh-e-Roshan. Habilitan a mujeres que se encargan de los asuntos de la familia.

En Azerbaiyán Oriental se han registrado unas 650 ONG de caridad. Personas como el Sr. Yalali se dedican a mejorar la situación de la gente mediante diversos proyectos. El Instituto de Caridad “Abrar-e-Qaem” es uno de ellos. Se especializa en la reconstrucción y mejoramiento de las viviendas para los necesitados y las personas de bajos ingresos. 

Para proteger a los niños que viven en las calles o casas privadas del cariño de sus padres, hay quienes colocan las piedras de centros educativos con el fin de construir un futuro mejor para ellos.

Cada casa tiene su historia, las paredes y los techos reconstruidos hablan del dolor que soportaron sus habitantes, esperando que unas manos cayeran del cielo para aliviarlos.

Naturalmente una de las necesidades más importantes del hombre, después de su alimentación, es una vivienda en la que vivir. Esta situación le proporciona tranquilidad, paz y seguridad. Existe mucha gente en el mundo que está privada de este derecho. No obstante, hay otras personas que brindan esta oportunidad. Lo que vemos aquí es el resultado de la atención y la conciencia de las personas caritativas.

No es comparable con el pasado. El polvo en las paredes, la tierra en el suelo y los cristales rotos fueron cediendo ante el color blanco del amor al prójimo. El escaso salario de un obrero de la construcción y su mal estado físico no les permitía satisfacer las necesidades de la familia.

En Tabriz, cuando la gente ve a alguien sin hogar en las calles no corre a ofrecerle dinero, sino que lo ponen en contacto con una ONG para solucionar la situación. En esta misión, se aprecia también la cooperación de la policía en la promoción de la seguridad ciudadana.

Samaneh Kachui para Cámara al Hombro.

smd/ktg/hnb

Comentarios