• Cámara al Hombro - Sobreviviendo con el Salario Mínimo en República Dominicana
sábado, 15 de julio de 2017 3:10

Pese a los significativos niveles de crecimiento en la economía de la República Dominicana, la mayoría de los trabajadores del país continúan viviendo en una difícil situación debido a las precarias condiciones salariales que imperan en esa nación del Caribe.

La economía de la República Dominicana se ha caracterizado en los últimos años por ser una de las más pujantes de toda Latinoamérica, presentando altos niveles de crecimiento que exhiben como un trofeo las autoridades locales y reconocen los organismos internacionales.

El buen desempeño económico del país se percibe en el boom inmobiliario que se observa en las principales ciudades, que incluye la construcción de enormes torres residenciales y lujosas plazas comerciales.

Sin embargo, todo este panorama de progreso y desarrollo pareciera ser un espejismo para el grueso de los trabajadores dominicanos, quienes en su gran mayoría están en uno de los rangos de salarios mínimos que se pagan en el país, lo que solo les permite sobrevivir a duras penas.

Para esta amplia franja de la población pequeños detalles como salir a compartir en familia están literalmente prohibidos.

Los momentos que pudieran dedicar al esparcimiento deben ocuparlos en realizar otras actividades en un intento por incrementar sus limitados ingresos.

La inequidad salarial se promueve desde el sector público donde la brecha es todavía más pronunciada.

El Banco Central de la República Dominicana maneja cinco quintiles de canasta básica, los cuales, al promediarse, arrojan un costo medio de unos 28.000 pesos mensuales, una cifra muy alejada de los niveles salariales de más del 70 por ciento de los empleados.

El Comité Nacional de Salarios, conformado por el Ministerio de Trabajo y delegados de los sectores laboral y patronal, es el organismo responsable de revisar cada dos años la escala de sueldos mínimos en el país. El último incremento a este rango de ingresos fue de un 20 por ciento y se aprobó el pasado mes de abril. Lo que se logró queda aun muy lejos de la aspiración de los sindicalistas y los trabajadores.    

akm/anz/nal

Comentarios