• Cámara al Hombro - Mercados Solidarios, una alternativa al desempleo en El Salvador
domingo, 26 de noviembre de 2017 5:39

El mercado es un espacio físico que ha existido siempre. Generalmente son plazas en donde acuden las personas para intercambiar productos o servicios.

Pero en El Salvador hace algunos años se han impulsado los “tiangues solidarios”, un tipo especial de mercado.

La problemática del desempleo y la precarización laboral que se manifiesta en estas últimas décadas en El Salvador ha hecho que pequeños productores agrícolas, artesanales y de otra diversidad de artículos de consumo hayan emprendido una estrategia alternativa, nucleada y autogestionada, conocida como “mercados solidarios”.

Alimentos, libros, artesanías, pinturas, artículos de vestir, de aseo personal y hasta viejos vinilos son expuestos al público. Una auténtica y animada feria.

Aquí no solo ocurre el intercambio de compra venta. Los mercados solidarios son un hogar de encuentro entre personas, de relaciones respetuosas entre productor y consumidor, de diálogo.

Se trata de mercados casi siempre itinerantes en la capital que cobraron vida a partir de la preocupación por el desempleo y la precarización laboral. La tasa de desempleo en el país es del 7 % y el subempleo urbano alcanza el 29 %.

Organización es la clave en este tipo de iniciativas que demuestran que estrategias emprendidas en conjunto generan mayores posibilidades de venta. Evidencia de ello son también los agromercados populares y locales.

Este formato de la “parcela a la mesa” es replicado en varios puntos del país, permite valorar la agricultura familiar y fortalecer el camino hacia la soberanía alimentaria.

Frente al abandono y el desplazamiento de la pequeña agricultura por parte del mercado global-capitalista, aquí se pone en juego el arraigo en el campo y nuestra soberanía alimentaria.

Los supermercados  y centros comerciales no son las únicas opciones de comercio que existen hoy día. También están los “mercaditos solidarios y populares”, un espacio donde el intercambio de productos está inspirado en valores sociales antes que en el beneficio económico.

akm/ctl/msf

Comentarios