• Cámara al Hombro - La Casa Un imposible para muchos italianos
sábado, 11 de noviembre de 2017 5:37

Italia es uno de los países que más ha sufrido la crisis económica que ha azotado Europa durante una década.

Lo peor del temporal ya ha pasado, pero se ha cobrado a su paso miles de puestos de trabajo y ha instaurado el régimen de la precariedad para los jóvenes. Ello ha provocado que acceder a una hipoteca o un alquiler sea para muchos italianos una odisea.

Ha sido el sueño de cualquier italiano durante décadas: tener una casa. O así lo era hasta hace poco para la generación más adulta. Los datos lo corroboran: hasta el 80 % de los italianos tiene una vivienda en propiedad. Pero desde que la crisis económica se cebara con el sur de Europa, han cambiado muchas cosas. Y se han derribado algunas certezas como ésta.

Nos acercamos hasta el Sindicato Nacional de Inquilinos, la Federación Federcasa, donde nos explican la principal diferencia con respecto a hace diez años.

Según los datos publicados por el Estudio de Perspectiva del Escenario Inmobiliario presentado recientemente en Milán, la facturación del mercado inmobiliario en la última década en Italia ha bajado un 12 %.

Los más golpeados, como apunta este padre de familia, son los jóvenes. El paro juvenil en estos país es cercano al 40 %, y quien trabaja a menudo lo hace con contratos que no les permiten llamar a la puerta del banco, porque no les fían.

Si aumentamos la franja hasta los 34 años, nos dice el Instituto de Estadística Italiano que el porcentaje solo desciende hasta el 62 %. Un dato preocupante si sabemos que la media de jóvenes que viven con sus padres está 14 puntos por debajo en el resto de Europa.

Volver a la casilla de salida y empezar nuevamente la partida hace que disminuyan sus esperanzas de acceder a un techo. Pero ¿qué ocurre para que esto se repita una y otra vez?

Pero no solo lo están sufriendo los más jóvenes. Según el Ministerio del Interior, en 2016 se produjeron en Italia cerca de 62.000 desahucios. Es decir, unas 170 familias italianas cada día tuvieron que abandonar su casa. Muchos de ellos, sin una alternativa habitacional.

Exactamente el 90 % de los desahucios se debe a esta imposibilidad de hacer frente a la hipoteca. Jóvenes, en mayor media, y adultos ven como esa meta de poseer una vivienda, se disuelve como un azucarillo.

Y es que la crisis económica ha ido llenando de obstáculos el camino a una clase media a la que cada vez le cuesta más no solo encontrar casa, sino encontrarse a ella misma.

akm/ktg/tas

Comentarios