• Cámara al Hombro - Endeudamiento desmedido, Costa Rica
viernes, 30 de junio de 2017 3:35

Las ofertas de los bancos y las facilidades del pago electrónico han suscitado un acelerado crecimiento de las emisiones de tarjetas en Costa Rica.

Así circulan más de seis millones de plásticos para débito y 2.500.000 de crédito, un medio de pago que los costarricenses utilizan cada vez más a pesar de los altos costos que conlleva.

Las deudas por tarjetas de crédito en el país han superado el billón de colones, unos 1800 millones de dólares, que representan más del 3 % del Producto Interno Bruto (PIB), una situación que preocupa a pesar de que este rubro solo ocupa una pequeña parte del mercado crediticio nacional pero que concentra tasa de interés abusivas que superan el 40 % o 50 %.

“Mi esposa y yo laboramos, y del hecho es que a ella le pagan por mes y, entonces, hay una quincena en donde nos quedamos con solo el pago mío y, para sufragar los gastos de la casa, lo que hacemos es que utilizamos la tarjeta principalmente con compras que devengan un cero por ciento de interés, Costa Rica es un país caro, Costa Rica es un país caro, caro para vivir, para subsistir y pues hay prototipos también que es lo que la gente también no sabe manejar verdad, se pretende jugar de algo que no se es, y no se cuenta con el dinero pero igual tenemos que cumplir con los códigos y con las condiciones para ser bien vistos o ser aceptados”.

“Ahí es donde entramos en crisis en donde a la gente le gusta endeudarse en cosas innecesarias, puede ser que en algún momento se quedó sin trabajo o por alguna razón se le vino el salario abajo y puede apalancarse un poco, adquirir alimentos con tarjeta, y posteriormente poderla pagar, si la gente tuviera la costumbre de ahorrar para después pagar y usar la tarjeta y sus beneficios sería excelente, el problema es estarse apalancando con una tasa muy alta”.

Los datos del Ministerio de Economía y Comercio señala que el aumento de la deuda con tarjetas de crédito supera al crecimiento económico, en el primer trimestre del 2017 el monto alcanzó el 3,2 % del PIB.

“Si, nosotros lo relacionamos con la producción porque estamos hablando de que ya estamos en billones de colones la deuda, es una cantidad nada despreciable, interesante, y consideramos que por eso hacemos la relación porque entendemos que es un dato bastante elevado, sin embargo, no nos desvela tanto porque la morosidad no es tan severa, estamos hablando de un 7 %”.

“Si uno se compara con otros países del mundo tal vez la deuda que tenemos en este momento, la deuda privada de las familias que tenemos en este momento no se vería tan grande, nuestras familias están menos endeudadas que lo que pueden estar en Estados Unidos por ejemplo, pero, para los estándares de Costa Rica si es muy alto, porque ha crecido muy rápidamente, en el transcurso de los últimos quince años el aumento en las deudas de las familias muy, muy fuerte, y muy rápido, y seguramente a menos que las condiciones cambien pero seguramente va a seguir de esa forma en los años venideros, e iremos viendo niveles de endeudamiento de los privados y las personas cada vez más grandes”.

El crecimiento económico se ha estancado en el país desde hace 10 años en cifras que rondan el 4 %, mientras el desempleo sé ha mantenido entre el 10 % y 9 %.

“Ha habido una grandísima dificultad para las clases medias para mantener sus niveles de vida, claro, hay todo un sector pobre marginalizado, el grupo más carenciado, más golpeado, pero tenemos ese segmento de clase media que caracterizó históricamente a Costa Rica, que eran un sector importante en la sociedad, y esa clase media si se le ha viso muy difícil para poder mantener su estatus de clase media”.

Por su parte el país no ha podido establecer una tasa de usura que pongan freno a los desmedidos intereses, sucesivos Gobiernos han tratado de definir un número de consenso, sin embargo, la presión de las empresas ha sido fuerte”.

“Los bancos públicos han tenido tazas en tarjetas de crédito de 24 y 25 % en años en que había inflaciones del 10 %, ¿por qué van a mantener tasas del 24 y 25 % en años con inflación del cero?, deberían bajarse a menos del veinte por ciento, entonces yo diría que siendo extremadamente flexible que por encima de treinta es usura, pero dependiendo de la inflación es posible que por encima de de veinte por ciento ya sea usura”.

“Como le pueden poner tasas de cuatrocientos por ciento si usted la acepta, la aceptó, nadie lo está obligando y si no le parece, vaya a otro lado a buscar lo que necesita. Pues como hay libertad en ese sentido y como hay una ley que da esa libertad tendremos ese problema, hasta que no definamos que es usura y regulemos toda la economía no solo el de tarjetas, porque el problema es serio para todo”.

Para Cámara al Hombro, Mauricio Inostroza, San José, Costa Rica.

smd/ncl/hnb

Comentarios