• Cámara al Hombro - Corrupción y esperanza en Guatemala
domingo, 10 de diciembre de 2017 6:27

Esta es una de las barras bravas con más tradición en la historia del fútbol guatemalteco. Son los rojos del municipal, que hoy juegan su partido número 300 en contra de su archirrival, las cremas de las comunicaciones.

La pasión con que muchos ven a sus equipos locales dista de la realidad de las diferentes selecciones nacionales. El fútbol guatemalteco está suspendido de las competiciones internacionales desde el 28 octubre de 2016 porque la Asamblea de la Federación Nacional de Fútbol no avaló la continuidad del Comité de Regularización impuesto por la FIFA después de que su directiva fuese inhabilitada por verse implicada en el escándalo de corrupción denominado "FIFAGate", por el que han sido capturados y condenados varios dirigentes de América Latina y otros países, incluido Guatemala.

Sin embargo, el guatemalteco promedio sigue creyendo en una selección que no ha llegado nunca a instancias finales de una eliminatoria regional. El fútbol en Guatemala sirve como una salida a una constante de violencia y muerte.17 personas son asesinadas día a día en el país, y aunque les cueste reunirse, planificar y participar en campeonatos amateur la clase obrera sigue creyendo en el fútbol, en su fútbol.

En estas canchas de tierra no existen los grandes ídolos no hay un Messi o un Ronaldo, pero sÍ futbolistas que juegan a la pelota como si no hubiera mañana, juegan porque los une en amistad, sin dinero de por medio más que el que ellos mismos ponen para pagarle a un árbitro federado y el alquiler de las instalaciones. Mario es defensa y juega en varias ligas.

En alguna medida, los guatemaltecos han dejado de creer en el fútbol como institución debido a la incapacidad como selección nacional y a los constantes escándalos de corrupción, no obstante, hay algo que sigue estando intacto en los guatemaltecos que ven el fútbol algo más que un negocio o transacciones entre patrocinadores y dirigentes.

La identidad y el sentido de pertenencia es fundamental para el ser humano independientemente de que el fútbol del país sea mediocre y únicamente le devuelva decepciones a sus aficionados concluye el psicólogo, para cámara al hombro.

akm/ctl/msf

Comentarios