• Un cartel alerta de la posible fuga de materiales radioactivos.
Publicada: domingo, 20 de septiembre de 2020 13:50
Actualizada: domingo, 20 de septiembre de 2020 14:22

Un informe revela que Arabia Saudí intenta extraer uranio en una región fronteriza con Yemen, en medio de su violenta agresión contra el país árabe.

Según dio a conocer el jueves el diario británico The Guardian, citando un informe secreto elaborado por un grupo de geólogos chinos, el régimen saudí ha establecido varios equipos de exploración en nueve puntos del reino árabe, entre ellos una zona fronteriza con Yemen, con el objetivo de extraer los depósitos de uranio allí presentes.

Las operaciones de perforación en las áreas cercanas a Yemen están experimentando, no obstante, de forma regular interrupciones debido a los constantes ataques de los grupos armados, agrega el reporte en alusión a las fuerzas del movimiento popular yemení Ansarolá. “Los lugareños también declararon que ciertas áreas están fuera del alcance de los equipos de exploración saudíes”, precisa.

El citado dosier, confeccionado por el Instituto de Investigación de Geología del Uranio de Pekín y la Corporación Nuclear Nacional de China, detalla, asimismo, que Arabia Saudí podría contar con suficientes reservas minerales de uranio como para producir el combustible que necesita para sus reactores nucleares.

El documento también hace hincapié en que Arabia Saudí podría producir más de 90 000 toneladas de uranio en tres depósitos importantes localizados en el centro y noroeste de su suelo.

 

Unos expertos consultados por The Guardian alertaron, sin embargo, que, si Riad extrae una cantidad de uranio mayor a la que precisa para cubrir sus necesidades, ello podría impulsar al reino a crear su propio “programa de armas nucleares”.

En 2011, las autoridades saudíes presentaron su plan para el establecimiento de dos reactores en un período de 10 años, con vistas a instalar, posteriormente y cada año, dos más, hasta contar con 16 en 2030.

A pesar de que Arabia Saudí es miembro del Tratado de No Proliferación (NPT, por sus siglas en inglés) nuclear y ha rubricado un acuerdo integral de salvaguardas con el organismo, todavía se niega a aceptar inspecciones a pesar de las reiteradas solicitudes formuladas en este sentido por el ente.

El periódico estadounidense Wall Street Journal, aludiendo a funcionarios occidentales conocedores del tema, reveló en agosto que Arabia Saudí había erigido una instalación para la extracción de torta amarilla de uranio, un precursor potencial de combustible para reactores nucleares, en un remoto lugar desértico próximo a la pequeña ciudad de Al-Ula, en la provincia de Medina (noroeste).

Pese a las violentas agresiones de Arabia Saudí contra Yemen y sus continuadas violaciones de los derechos humanos, la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, ha autorizado a ciertas empresas norteamericanas a compartir información nuclear sensible con este país rico en petróleo. Dichos permisos permanecieron ocultos tanto al público como al Congreso de EE.UU., lo que ha elevado las preocupaciones del concierto de países en torno a las aspiraciones nucleares de los Al Saud.

myd/anz/ftn/mkh