• Maduro dice estar en pie de lucha a 4 años de intento de magnicidio
Publicada: jueves, 4 de agosto de 2022 23:16
Actualizada: viernes, 5 de agosto de 2022 2:36

El presidente de Venezuela, Nicolás Mafuro, ha recordado este jueves el atentado del que fue víctima hace cuatro años y ha asegurado que se mantiene firme.

A 4 años del día en el que los enemigos atentaron contra la Paz de Venezuela, seguimos firmes, unidos, conscientes y en pie de lucha”, ha afirmado este jueves el mandatario venezolano en su cuenta de Twitter, junto a una crónica de lo ocurrido el 4 de agosto de 2018.

Ese día, dos drones modelo DJI M600 explotaron muy cerca del estrado donde Maduro pronunciaba un discurso por los 81 años de la fundación de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Como dan cuenta las imágenes transmitidas por televisión, los soldados que estaban formados en bloques escuchando al presidente corrían, mientras se escuchaban sirenas. Maduro fue retirado del lugar de inmediato por sus escoltas.

Horas después, el presidente, que resultó ileso, dijo que se trató de un atentado contra su vida, perpetrado con drones, y acusó a “la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana”, en concreto, responsabilizó al entonces presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

A 4 años del día en el que los enemigos atentaron contra la Paz de Venezuela, seguimos firmes, unidos, conscientes y en pie de lucha. Comparto esta cronología de nuestra querida @tmaniglia: "Magnicidio en grado de frustración" ==> https://t.co/flpKYaFiwS pic.twitter.com/TIxRjZDoHs

— Nicolás Maduro (@NicolasMaduro) August 4, 2022

La Justicia venezolana condena a 17 personas a penas de prisión

Conforme al fiscal general venezolano, Tarek William Saab, esta misma jornada 17 personas fueron condenadas, la mayoría a 30 años de prisión, por los delitos de “traición a la patria, homicidio intencional calificado en grado de frustración, homicidio intencional, terrorismo, conspiración, entre otros”.

Entre los acusados, el exdiputado opositor Juan Requesens fue condenado a ocho años de prisión por el delito de conspiración, con fundamento en su propia confesión. A los pocos días de su arresto, admitió haber tenido contacto con uno de los implicados en el atentado.

nrl/ncl/mkh