• Emilio Grateron, ex alcalde del municipio Chacao, en Caracas, acusado de promover actos violentos en Venezuela.
Publicada: sábado, 17 de julio de 2021 23:51
Actualizada: domingo, 18 de julio de 2021 0:44

Venezuela considera que Chile, al dar asilo a un prófugo de la justicia, por orden de EE.UU., es cómplice de las acciones violentas de la oposición en Caracas.

La embajada de Chile en Venezuela acogió el viernes a Emilio Grateron, exalcalde del municipio Chacao, en Caracas, sobre el que pesa la acusación de promover los hechos de violencia que tuvieron lugar entre el 7 y 8 del mes en curso, cuando bandas criminales atacaron con armas de guerra a fuerzas de seguridad y a civiles.

La Cancillería de Venezuela ha afirmado en un comunicado emitido este sábado que, la decisión de Chile de acoger a Grateron, buscado por la justicia venezolana, ocurrió “a escasas horas de la reunión en Washington entre el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken y el canciller chileno, Andrés Allamand”.

“La eficiencia en el cumplimiento de las órdenes recibidas en ese encuentro, queda públicamente comprobada minutos más tarde”, ha remarcado el Ministerio de Asuntos Exteriores venezolano en su nota oficial.

Con esa decisión, Chile contribuye a “blanquear la violencia sufrida por la población caraqueña en las últimas semanas, brindando acogida en su sede en Caracas a uno de sus principales promotores”, por lo que también “se hace cómplice de las acciones violentas contra el pueblo venezolano y ratifica su poco interés en la paz y la estabilidad en Venezuela”, reza el texto.

El Gobierno venezolano cierra su nota poniendo de relieve que continuará “garantizando la paz y la seguridad en todo el territorio nacional, a pesar de las agresiones violentas planificadas e impulsadas fuera de sus fronteras”.

El 10 de julio, Venezuela informó de haber arrestado a tres paramilitares colombianos, pertenecientes a la banda criminal ‘Koki’, responsable de los hechos violentos ocurridos en Caracas.

La Cancillería venezolana ya había denunciado la participación de Brasil y Colombia en el “show de violentos”, siguiendo los dictados de Estados Unidos, para defenestrar el Gobierno del presidente bolivariano, Nicolás Maduro.

nsk/ncl/rba