• Buque hospital estadounidense USNS Comfort parte de la base naval de Norfolk, en Virginia, 14 de junio de 2019.
Publicada: sábado, 15 de junio de 2019 18:08
Actualizada: lunes, 17 de junio de 2019 5:01

Un constituyente venezolano denuncia el “juego de guerra” que está llevando a cabo EE.UU. contra Caracas al enviar de nuevo un buque hospital a América Latina.

“Venezuela no ha caído ni va a caer en el juego de guerra que está buscando los EE.UU. Estados Unidos está buscando que se muevan las piezas de manera que en algún momento pueda desencadenarse una acción bélica con un detonante justificado”, ha denunciado este sábado el constituyente venezolano Alberto Aranguibel en una entrevista a la agencia rusa Sputnik.

Aranguibel con estas palabras aludía al buque hospital USNS Comfort de la Marina de Estados Unidos que partió ayer viernes de la base naval de Norfolk, en Virginia (EE.UU.), con destino a América Latina, según informó el capitán de la Armada, B.J Diebold, comandante de la misión.

Según Diebold, USNS Comfort tiene la misión de ayudar a unos 12 países latinoamericanos —entre ellos Colombia, Costa Rica, Ecuador, República Dominicana, Panamá, Jamaica, Haití— que, según el Ejército norteamericano, se han visto afectados por la crisis en Venezuela.

Leer más: Maduro califica de provocación la incursión de un buque de EEUU

Leer más: Venezuela condena incursión de buque de EEUU en sus costas

Venezuela no ha caído ni va a caer en el juego de guerra que está buscando los EE.UU. Estados Unidos está buscando que se muevan las piezas de manera que en algún momento pueda desencadenarse una acción bélica con un detonante justificado”, indica el constituyente venezolano Alberto Aranguibel.

 

Sin embargo, Aranguibel denuncia que el argumento estadounidense carece de credibilidad, ya que EE.UU. “nunca hace un despliegue de ninguna naturaleza para atender ninguna crisis humanitaria, sino de carácter militar para fortalecer su posición geoestratégica”.

Según el constituyente, ante la presión bélica de Washington, el presidente venezolano Nicolás Maduro ha actuado con “muchísima prudencia”, apostando por el diálogo y evitando la violencia.

El despliegue en cuestión se produce en un momento en el que se aventura una posible intervención militar de EE.UU. en Venezuela, con la que, de hecho, la Administración de Donald Trump no deja de amenazar al Gobierno de Maduro a fin de forzarlo a abandonar el poder.

Leer más: Trump reitera que la opción militar en Venezuela está sobre la mesa

EE.UU. también ha insistido en enviar “ayuda humanitaria” a Venezuela, pero Caracas dice que se trata de una cortina de humo para ocultar sus verdaderas intenciones, es decir, invadir el país.

Las autoridades venezolanas, denunciando las ilegales sanciones de EE.UU., han recordado al país norteamericano que la mejor ayuda para su país sería levantar los embargos.

tqi/mkh/nii/

Comentarios