• El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, habla con varios reporteros en Caracas (capital venezolana).
Publicada: miércoles, 31 de octubre de 2018 23:50
Actualizada: jueves, 1 de noviembre de 2018 18:38

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, condena la injerencia del Congreso español en los asuntos internos de Venezuela.

Cabello ha rechazado este miércoles, de manera rotunda, que el Congreso de España pidiera al Gobierno del presidente español, Pedro Sánchez, –entre otras cosas– apoyar la demanda contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en la Corte Penal Internacional (CPI).

“Rechazamos de manera categórica la pretendida injerencia del Parlamento español en querer asumir que puede darle órdenes a Venezuela”, ha denunciado Cabello desde un acto en el estado de Monagas. A juicio del constituyente, es inmiscuirse en los asuntos internos del país.

El también vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ha agregado que España tiene bastantes problemas para que su Parlamento los debata, y se ha referido a la corrupción en el Partido Popular (PP), que provocó la destitución del exmandatario español Mariano Rajoy.

Rechazamos de manera categórica la pretendida injerencia del Parlamento español en querer asumir que puede darle órdenes a Venezuela”, ha denunciado el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello.

 

El considerado número dos del chavismo ha enfatizado que el país europeo desconoce de esta manera sus propios problemas para preocuparse de forma injustificada por la situación de Venezuela. Según ha señalado, es un “irrespeto” el solo hecho de que se haya dado “la discusión” sobre un tema relacionado con la nación caribeña.

“Exigimos respeto a nuestra soberanía y a nuestra independencia”, ha proclamado Cabello.

El martes, el Congreso español instó al Gobierno a condenar al Ejecutivo de Maduro, al que tildó de “dictadura”, y a exigir, además, la liberación de todos los “presos políticos”, nuevas elecciones y la aprobación de un estatuto de protección temporal para los venezolanos.

Aunque España se opone a una “intervención militar” en Venezuela y aboga por el diálogo entre el Gobierno y la oposición, se mantiene firme en que mantendrá las sanciones contra Caracas.

Las relaciones entre España y Venezuela se mantienen en su punto más bajo desde que el Gobierno de Maduro expulsara, el 25 de enero, al embajador español en Caracas (capital venezolana), Jesús Silva Fernández, a quien declaró persona non grata por “sus continuas agresiones” al Gobierno venezolano.

lvs/anz/fdd/rba

Comentarios