• Vladislav Selezniov, portavoz del Ejército ucraniano.
Publicada: martes, 11 de agosto de 2015 17:52

El Ejército ucraniano ha amenazado con emplear “todo su arsenal” contra las fuerzas independentistas del este rusohablante del país, pese a los acuerdos de Minsk que prohíben el uso de armas pesadas.

“Usaremos todo nuestro arsenal y todos los medios de los que disponemos para repeler el ataque del enemigo”, ha dicho hoy martes a la agencia francesa AFP el portavoz de las Fuerzas Armadas ucranianas Vladislav Selezniov.

“Usaremos todo nuestro arsenal y todos los medios de los que disponemos para repeler el ataque del enemigo, ha declarado hoy martes el portavoz del Ejército ucraniano Vladislav Selezniov.

Kiev afirma que los combatientes de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk han lanzado una ofensiva, desde hace dos semanas, contra la ciudad costera de Mariúpol, controlada por el Gobierno.

“Los rebeldes solían lanzar ataques con misiles Grad de forma esporádica. Ahora sucede de manera cotidiana”, ha dicho Selezniov, antes de añadir: “No podemos arriesgar las vidas de nuestros soldados”.

Eduard Basurin, responsable de defensa de la autoproclamada República Popular de Donetsk.

 

En el bando independentista, sin embargo, se culpa a Kiev del repunte de la violencia en torno a los 500 kilómetros de frontera. Entre el sábado y el domingo, fueron 18 las violaciones de la tregua iniciada en febrero denunciadas por la República Popular de Donetsk (RPD).

Y desde la tarde del lunes (hora local), son 500 los obuses y cohetes o misiles enviados por el Ejército ucraniano, con resultado de un combatiente y un civil muertos, ha afirmado uno de los líderes de las milicias independentistas citado hoy por el canal iraní en lengua inglesa Press TV.

Hasta mil hombres de las Fuerzas Armadas de Ucrania se han concentrado en dirección a Mariupol en los pueblos de Andriivka y Granitnoye. Se ha divisado un batallón de tanques cerca del pueblo de Zamozhnoye, ha declarado hoy martes el responsable de defensa de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Eduard Basurin. 

El propio responsable de defensa de la RPD, Eduard Basurin, ha denunciado una concentración de tropas de Kiev en torno a Mariúpol, en declaraciones recogidas por la agencia rusa Sputnik.

“Hasta mil hombres de las Fuerzas Armadas de Ucrania se han concentrado en dirección a Mariupol en los pueblos de Andriivka y Granitnoye. Se ha divisado un batallón de tanques cerca del pueblo de Zamozhnoye”, ha dicho Basurin.

El secretario de Defensa británico, Michael Fallon, discute con soldados ucranianos en el campo de tiro de Zhitomir, 135 km. al oeste de Kiev, 11 de agosto de 2015.

 

 

A la vez que crecen las tensiones en torno a Mariúpol, el secretario británico de Defensa, Michael Fallon, se ha desplazado a Kiev, donde este martes se ha reunido con el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, para reiterarle el apoyo de Londres.

El conflicto no está resuelto, ha declarado en Kiev el secretario británico de Defensa, Michael Fallon, según la oficina del premier ucraniano.

“El conflicto no está resuelto”, dijo Fallon en el encuentro, según la oficina de Yatseniuk, y añadió que la situación se mantiene “al rojo vivo”.

Fallon ha realizado una inspección de las instalaciones donde los militares británicos enviados al país del este de Europa entrenan a 650 soldados del Ejército ucraniano en el uso de equipo de tecnología avanzada.

La presencia de militares extranjeros en Ucrania ha sido condenada como violación de los acuerdos de Minsk por el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov.

Los acuerdos, anunciados el 12 de febrero, establecen el cese el fuego en zonas concretas de Donetsk y Lugansk, la retirada de armamento pesado, la delimitación de un territorio autogobernado, la retirada de tropas extranjeras y una reforma constitucional descentralizadora, entre otras medidas.

La aplicación de los acuerdos ha quedado obstaculizada por la negativa de ambas partes a retirar su armamento pesado de la zona de guerra, según la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), designada en Minsk como encargada de supervisar el respeto de los términos consensuados.

En 16 meses de conflicto, cerca de 7000 personas han perdido la vida y 1,4 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares.

mla/ktg/rba