• Masiva manifestación antiestadounidense en Kiev, la capital de Ucrania. 3 de abril de 2015
Publicada: viernes, 3 de abril de 2015 21:35

Miles de personas celebraron el viernes manifestaciones en Kiev, capital de Ucrania, para protestar contra las políticas injerencistas de Estados Unidos en los asuntos internos del país.

Cerca de 2500 ucranianos, reunidos frente a la embajada de Estados Unidos en Kiev, calificaron de “injerencistas” las políticas de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) en Ucrania.

“No somos animales” se leía en una de pancartas que levantaban los manifestantes que también expresaron su desacuerdo con el nombramiento de extranjeros, entre ellos estadounidenses, en el Gobierno de Ucrania.

En la congregación, los manifestantes gritaron consignas contra la intervención estadounidense y europea en su país e insistieron en el respeto a la soberanía e independencia de Ucrania.

La protesta concluyó con la emisión de una declaración de condena a las políticas de Estados Unidos y la UE no solo en Ucrania, sino también en otros países de Oriente Medio, como Siria.

La región oriental de Ucrania está sumergida en un conflicto entre Kiev y los independentistas desde hace casi un año, cuando las tropas de las nuevas autoridades ucranianas lanzaron operaciones militares contra los movimientos opositores al derrocamiento del presidente Viktor Yanukovich, en febrero del año pasado. Ese conflicto según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha dejado unos 6000 muertos.

La crisis ucraniana es, además, causa de tensiones entre Rusia y Occidente, que se acusan mutuamente por la situación en el este de Ucrania: Occidente alega que Moscú apoya a los independentistas y, por ello, imponen sanciones, mientras Moscú niega su implicación en los incidentes en el país europeo.

Además, autoridades rusas rechazan las acusaciones del Occidente sobre la presunta involucración de Moscú en este conflicto así como los supuestos informes de EE.UU. y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sobre la presencia de tropas rusas en el territorio ucraniano.

Entre tanto, han denunciado en reiteradas ocasiones que Estados Unidos y países de la UE financiaron a los grupos proccidentales en Ucrania para que provoquen las protestas de 2013 que condujeron al derrocamiento de Yanukovich. Se sospecha que, sin tomar en cuenta la voluntad del pueblo, el objetivo de las partes foráneas era instalar un gobierno proccidental para asegurar sus intereses en ese país.

haj/ncl/rba