• Zeid Raad Al-Husein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, el 2 de marzo de 2015
Publicada: lunes, 2 de marzo de 2015 11:04

La crisis ucraniana sigue cobrándose vidas: un nuevo balance de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) informa este lunes de la muerte de más de 6 000 personas en un año debido al conflicto.

“Más de 6000 vidas se perdieron en menos de un año debido a los combates en el este de Ucrania”, ha anunciado el jordano Zeid Raad Al-Husein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

“Más de 6000 vidas se perdieron en menos de un año debido a los combates en el este de Ucrania”, ha anunciado el jordano Zeid Raad Al-Husein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

Al-Husein, además de dar a conocer la nueva cifra de la crisis iniciada el abril de 2014, ha denunciado la destrucción de infraestructuras en la parte oriental de Ucrania ante el Consejo de DDHH en Ginebra, Suiza.

También ha recordado el sufrimiento de los civiles en el este de Ucrania, lamentando que los más afectados de esta crisis sean, de hecho, los niños, las mujeres y los ancianos.

Urge, asimismo, a ambos bandos a respetar los acuerdos de Minsk (Bielorrusia) y a poner fin a los ataques que han creado una situación “catastrófica” para los ciudadanos, y nos recuerda el desplazamiento de miles de ellos.

El informe acusa a las dos partes de llevar a cabo detenciones arbitrarias, tortura y desapariciones forzadas, lo que supone una violación flagrante del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos.

En momentos en los que debería dominar un alto el fuego en el este de Ucrania entre las fuerzas del Ejército ucraniano y los independentistas, los bombardeos de ambos lados sacuden la zona.

Mientras tanto, los jefes de la Diplomacia de Rusia y de EE.UU., Serguei Lavrov y John Kerry, respectivamente, se reúnen en estos momentos en Ginebra para hablar sobre el futuro de Ucrania.

La crisis ucraniana es, además, causa de las tensiones entre Rusia y los occidentales, quienes se acusan mutuamente de la situación que vive el este de Ucrania: el Occidente alega que Moscú apoya a los independentistas y para ello imponen sanciones antirrusas, mientras Moscú niega su implicación en los incidentes en el país europeo.

zss/nii/