• El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu.
Publicada: miércoles, 2 de diciembre de 2015 22:26

El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, rechaza las afirmaciones de Rusia sobre la implicación de su país en la compra de petróleo al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

Lo que pasa es que no es posible, de ninguna de las maneras, explicar las acusaciones de Rusia con un razonamiento aceptable”, ha dicho este miércoles el premier turco en una reunión con hombres de negocios celebrada en Ankara, la capital turca.

Lo que pasa es que no es posible, de ninguna de las maneras, explicar las acusaciones de Rusia con un razonamiento aceptable”, dice el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu.

De igual manera, ha criticado las declaraciones del Ministerio ruso de Defensa sobre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, según las cuales, este último y su familia se estarían beneficiando del contrabando de petróleo con Daesh.

Asimismo, ha extendido sus críticas sobre las sanciones económicas de Rusia contra Turquía —que se centran en las importaciones de productos agrícolas—, alegando que van en contra de las leyes internacionales.

En todo caso, Davutoglu ha insistido en que tanto Turquía como Rusia deben dar los pasos necesarios para rebajar las tensiones y ha instado a Moscú a discutir la situación “sobre la mesa”.

Las relaciones entre Moscú y Ankara se enturbiaron después de que los cazas F-16 de Turquía derribaran la semana pasada un avión ruso Sujoi Su-24 en la frontera sirio-turca. Tras el suceso, el presidente ruso, Vladimir Putin, acusó a Ankara de derribar el avión para "garantizar la seguridad de las rutas de suministro de petróleo hacia Turquía".

Los comerciantes turcos, amparados por las fuerzas de seguridad de Turquía, venden nuestro contrabandeado gas y petróleo dentro del mercado negro, como mínimo un 50 por ciento más barato que a precio internacional”, ha afirmado Movafaq al-Rabiyi, un miembro del Parlamento de Irak.

El avión militar ruso Sujoi Su-24, arde en llamas tras ser atacado por un caza F-16 del Ejército turco. 

 

El Ministerio de Defensa de Rusia ha presentado este mismo miércoles indicios visuales de que Turquía es la primera compradora del crudo que extrae ilegalmente el grupo takfirí de Siria, señalando a la "élite" turca por estar involucrada en este "delito".

Por otra parte, Movafaq al-Rabiyi, un miembro del Parlamento de Irak, ha acusado a Turquía de “robar” el petróleo de su país, afirmando que, desde hace ocho meses, Ankara viene obteniendo un beneficio de 800 millones de dólares a través de la compra del petróleo y gas de Irak a los terroristas.

“Los comerciantes turcos, amparados por las fuerzas de seguridad de Turquía, venden nuestro contrabandeado gas y petróleo dentro del mercado negro, como mínimo un 50 por ciento más barato que a precio internacional”, ha agregado.

Ante diversas acusaciones y revelaciones sobre tratos petroleros ilegales con Daesh, Erdogan había prometido que dimitiría si se hallaban pruebas que así lo demostrasen. El miércoles ha reiterado su intención de dejar el cargo y ha insinuado que los que difunden tales "calumnias" deberían hacer lo mismo.

mpv/anz/hnb

Comentarios