• Sede del Ministerio turco de Asuntos Exteriores.
Publicada: martes, 19 de octubre de 2021 9:32
Actualizada: martes, 19 de octubre de 2021 10:01

La Cancillería turca convoca a los embajadores de 10 países por pedir la liberación de un filántropo preso, acusado de intentar derrocar el Gobierno de Erdogan.

En un comunicado conjunto emitido el lunes, las embajadas de EE.UU., Canadá, Francia, Finlandia, Dinamarca, Alemania, los Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega y Suecia pidieron la liberación de Osman Kavala, un filántropo turco encarcelado por cargos sumamente polémicos, relacionados con intentos para derrocar el Gobierno, incluido su papel en las protestas de 2013 por la reurbanización del parque de Gezi de Estambul, que entonces representó uno de los mayores desafíos para la Administración de Recep Tayyip Erdogan.

“Hoy se cumplen cuatro años desde que comenzó la detención en curso de Osman Kavala. Las continuas demoras en su juicio, incluida la fusión de diferentes casos y la creación de otros nuevos después de una absolución previa, ensombrecen el respeto por la democracia, el estado de derecho y la transparencia en el sistema judicial turco”, se lee en el texto.

En reacción, el Ministerio turco de Asuntos Exteriores publicó el lunes por la noche (hora local) un comunicado en el que recuerda que “Turquía es un Estado que se rige por el Estado de derecho”, por tanto, remarca que nadie puede intervenir en sus procedimientos legales.

Osman Kavala, un filántropo turco encarcelado por cargos sumamente polémicos, relacionados con intentos por derrocar al Gobierno.

 

La Cancillería turca también menciona que el juicio de Osman Kavala, llevado a cabo por tribunales independientes, está en curso y todos deben respetar estos procesos judiciales.

A su vez, Omer Celik, portavoz del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco), rechazó en los términos más enérgicos el pronunciamiento de las diez embajadas y dijo que eran “declaraciones erróneas sobre la soberanía” de Turquía.

“Es una obligación que todas las entidades diplomáticas respeten la soberanía de nuestro país y la independencia del Poder Judicial turco, y que se abstengan de intervenir en nuestros asuntos internos”, enfatizó Celik en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter.

ftn/ncl/mrg