• El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habla en un mitin electoral en Estambul, 30 de marzo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 31 de marzo de 2019 8:21
Actualizada: lunes, 1 de abril de 2019 2:31

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, insinuando una gran operación insiste en que la crisis siria debe resolverse como su primer asunto tras los comicios.

“Definitivamente resolveremos el problema de Siria en el campo, si es posible, y no en la mesa, como el primer trabajo después de las elecciones” municipales que se celebran este domingo, enfatizó el sábado el mandatario turco en un mitin electoral en la ciudad de Estambul (noroeste).

De hecho, Erdogan se refería a la situación en el noreste de Siria, donde opera la milicia kurdo-siria respaldada por Estados Unidos. Turquía ve estas fuerzas, especialmente las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), como una amenaza para su seguridad nacional. El presidente turco subrayó que no tolerará su presencia allí.

“Hemos enseñado la lección necesaria a aquellos que intentaron hacer eso y haremos lo mismo con ellos en el futuro”, dijo Erdogan.

Al mismo tiempo, el jefe de Estado volvió a poner énfasis en que quienes desean cerrar las fronteras del sur de Turquía con un corredor terrorista nunca tendrán la oportunidad de hacerlo.

Definitivamente resolveremos el problema de Siria en el campo, si es posible, y no en la mesa, como el primer trabajo después de las elecciones”, dijo el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

 

A medida que el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) se debilita significativamente en Siria, se perfila cada vez más en el horizonte la perspectiva de un nuevo conflicto que involucre a Turquía y a los kurdos.

En enero de 2018 Turquía lanzó la operación “Rama de Olivo” en la ciudad de Afrin (norte de Siria) para destruir a las YPG y establecer una zona de seguridad en su frontera con Siria, Erdogan ha subrayado que Ankara limpiará también de “terroristas” Manbij, en la provincia norteña de Alepo.

Las autoridades turcas temen que el fortalecimiento de los kurdos en el norte de Siria dé alas a su propia insurgencia; no obstante, Washington sigue considerando a las milicias kurdas un aliado indispensable para materializar sus intereses en el país árabe.

Aunque Ankara asegura que sus operaciones no suponen una amenaza para el Gobierno sirio, Damasco ha condenado la intervención turca, subrayando que Afrin es parte inalienable del territorio sirio.

ftn/sjy/msf

Comentarios