• El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ofrece un discurso en la cumbre extraordinaria de la OCI en Estambul, 13 de diciembre de 2017.
Publicada: miércoles, 13 de diciembre de 2017 9:08
Actualizada: miércoles, 13 de diciembre de 2017 11:07

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, califica a Israel de “terrorista”, y repudia la decisión de EE.UU. de declarar Jerusalén como capital de este régimen.

El mandatario turco ha considerado la medida de EE.UU. como un regalo para el régimen “terrorista y ocupador” de Tel Aviv. “Israel ha sido recompensado por (Donald) Trump por sus actos de terror. Israel tortura a civiles desarmados. Estados Unidos debería dar marcha atrás a esta decisión ilícita y provocadora”, ha dicho este miércoles Erdogan.

“Invito a los países que valoran el derecho internacional y la equidad a reconocer Jerusalén (Al-Quds) como la capital de Palestina”, agrega desde Estambul, donde ha inaugurado una cumbre extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) en apoyo a Palestina.

El mandatario turco ha llamado a EE.UU. a retractar su controvertida decisión de declarar Al-Quds como la capital del régimen de Israel. “La decisión de Estados Unidos sobre Jerusalén es una amenaza para toda la humanidad”.

Israel ha sido recompensado por (Donald) Trump por sus actos de terror. Israel tortura a civiles desarmados. Estados Unidos debería dar marcha atrás a esta decisión ilícita y provocadora”, ha dicho el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

 

Ha asegurado que la medida unilateral de Washington es “nula e inválida”, y viola las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las cuales establecen que “ninguna nación puede establecer una misión diplomática en Jerusalén”.

Erdogan asegura que “la paz global y regional no se puede lograr hasta que el asunto de Palestina se resuelva justamente”, mientras que pide a las organizaciones internacionales acelerar el proceso de la incorporación de Palestina en los acuerdos internacionales.

La Unión Europea (UE), la ONU, Turquía, Irak, El Líbano, Irán, Jordania y distintos países latinoamericanos, entre otros, han condenado la iniciativa del magnate republicano, y 14 de los 15 miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) han rechazado dicha medida.

ftm/ktg/krd/msf

Commentarios