• El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ofrece discurso ante diputados de su partido ‘AKP’ en Ankara, la capital de Turquía, 13 de junio de 2017.
Publicada: miércoles, 14 de junio de 2017 14:30
Actualizada: miércoles, 14 de junio de 2017 14:54

El presidente de Turquía califica de ‘inhumano’ el bloqueo diplomático y económico impuesto a Catar y lo considera ‘como una sentencia de muerte’.

"Se está cometiendo un error gravísimo en Catar, aislar a una nación en todas las áreas es inhumano y atenta contra los valores islámicos. Es como si se hubiera decidido la pena de muerte para Catar", declaró el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

En declaraciones formuladas el martes en Ankara (la capital), el mandatario turco reiteró su apoyo al Gobierno de Doha ante las sanciones impuestas por los países árabes del Golfo Pérsico y pidió al rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, que ponga fin al conflicto.

"Creo que el rey de Arabia Saudí debería resolver esta crisis, debería marcar la ruta de los pasos a seguir para solucionarla", sugirió Erdogan, en una reunión con miembros del gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco).  

Se está cometiendo un error gravísimo en Catar, aislar a una nación en todas las áreas es inhumano y atenta contra los valores islámicos. Es como si se hubiera decidido la pena de muerte para Catar", ha declarado el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

 

El mandatario rechazó asimismo que el emirato árabe apoyara a grupos terroristas, motivo por el que los países árabes encabezados por Arabia Saudí han roto relaciones con Catar.  

De igual modo, informó de próximas llamadas telefónicas a su homólogo francés, Emmanuel Macron, y al emir catarí, Tamim bin Hamad Al Thani, para intentar resolver esta crisis.

Estas declaraciones se produjeron días después de que el mismo jefe de Estado turco afirmara que seguirá apoyando a Catar y que no dejará solo a este país.

El pasado 5 de junio, Arabia Saudí, Baréin, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Egipto anunciaron la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Catar, cerraron las fronteras terrestres y bloquearon el espacio aéreo a los medios de transporte cataríes, además de imponer sanciones a entidades e individuos de ese país.

Las autoridades de Doha han calificado las medidas de “injustificadas” y aseguran que resistirán tanto esta crisis regional como ante cualquier medida adoptada en su contra.

myd/mla/tmv/nal

Comentarios