• El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan (dcha.), con su homólogo ruso, Vladimir Putin, 10 de octubre de 2016.
Publicada: martes, 25 de octubre de 2016 9:38

Rusia y Turquía han puesto en marcha mecanismos de intercambio de información militar y de inteligencia acerca de Siria para contribuir al fin del conflicto.

El acuerdo fue alcanzado durante las conversaciones de la semana pasada entre los presidentes ruso y turco, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente. Los expertos creen que la cooperación con Ankara sobre Siria puede ser más beneficiosa para Rusia que su cooperación con EE.UU., informó el lunes la agencia rusa de noticias TASS, que cita el diario local Izvestia.

En este sentido, el subjefe del comité de defensa y seguridad del Senado ruso, Franz Klintsevich, declaró que Turquía se unió a la alianza del intercambio de inteligencia creado por Rusia, Siria, Irak e Irán.

Nosotros entregamos a la parte turca datos de radares e imágenes satelitales que les podría interesar. Ellos, en respuesta, también comparten información. Los servicios especiales de Turquía son muy eficaces y tienen a una muy buena red de agentes en Siria”, enfatizó el subjefe del comité de defensa y seguridad del Senado ruso, Franz Klintsevich.

“Nosotros entregamos a la parte turca datos de radares e imágenes satelitales que les podría interesar. Ellos, en respuesta, también comparten información. Los servicios especiales de Turquía son muy eficaces y tienen a una muy buena red de agentes en Siria”, enfatizó Klintsevich.

 

La cooperación actual entre las fuerzas armadas rusas y turcas ha surgido gracias a la decisión de Ankara de revisar sus prioridades de política exterior después del intento de golpe de Estado de este verano, señaló.

A pesar de que Turquía es un Estado miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sufrió un golpe de Estado militar que fue trabajo indirecto de ciertas potencias occidentales, tras eso el liderazgo de Ankara se dio cuenta que puede alcanzar acuerdos con Rusia, sostuvo.

Con este acuerdo las dos partes buscan evitar encontronazos como el que prácticamente llevó a la ruptura de relaciones el pasado noviembre, cuando un avión ruso Su-24 que supuestamente había violado el espacio aéreo turco fue derribado por las Fuerzas Aéreas de Turquía.

mkh/rha/nal

Comentarios