• Tanques del Ejército turco.
Publicada: viernes, 19 de febrero de 2016 1:13
Actualizada: sábado, 20 de agosto de 2016 7:29

Cierto número de vehículos militares turcos ha cruzado la frontera y se ha adentrado 200 metros en la provincia siria de Alepo, donde los soldados han empezado a cavar una trinchera, según un informe.

Decenas de vehículos militares de Turquía han avanzado por la región kurda de Afrin, en la provincia del noroeste de Siria, y han empezado a cavar una zanja en las cercanías del pueblo de Meidán Ekbis, que forma parte de Afrin, según ha informado este jueves la agencia kurda de noticias ANHA.

Los soldados turcos han comenzado a cavar la zanja entre las localidades de Sorka y Meydan Ekbis, de acuerdo con la referida fuente, que asegura que también está en marcha en la zona la construcción de un muro de hormigón, como parte de la frontera turco-siria.

La noticia ha visto la luz en medio de la escalada de tensión entre el Gobierno de Ankara y los milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, en kurdo), en Turquía, y también con las Unidades de Protección Popular (YPG), en las zonas norteñas de Siria.

Según medios turcos, el Ejército de Turquía ha abierto fuego durante los últimos días contra posiciones kurdas en Siria. Este mismo jueves, una fuente de seguridad turca reveló a la agencia Reuters que el Ejército de su país había vuelto a bombardear las posiciones del YPG luego de un ataque transfronterizo.

Por otra parte, la Administración del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha achacado a los miembros del PKK y las YPG la responsabilidad del último atentado perpetrado el miércoles en Ankara (capital), que dejó varios muertos y heridos. Las milicias kurdas, por su parte, han rechazado estas afirmaciones. 

Todo esto se produce en momentos en que varios países, incluidos Arabia Saudí y Turquía, se han mostrado partidarios de una operación terrestre en Siria en nombre de la lucha antiterrorista, siempre que haya “consenso entre los aliados internacionales”.

Al respecto y teniendo en cuenta, por una parte, la duradera disputa que mantiene Ankara con los milicianos kurdos y, por otra parte, el firme rechazo de la Administración de Erdogan al actual Gobierno sirio, según varios expertos, todo esto podría ser para Turquía un momento oportuno para acabar con grupos a los que considera “terroristas” e “ilegítimos”.

mpv/mla/rba

Comentarios