• El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu.
Publicada: domingo, 14 de febrero de 2016 9:55
Actualizada: domingo, 14 de febrero de 2016 15:30

El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, aseguró que los bombardeos de este país en el norte de Siria son actos de represalia contra los kurdos.

“La represalia contra las fuerzas que amenazaban (la ciudad fronteriza siria de) Azaz y sus afueras se realizó según las reglas de combate”, alegó el premier turco.

La represalia contra las fuerzas que amenazaban (la ciudad fronteriza siria de) Azaz y sus afueras se realizó según las reglas de combate", dijo el premier turco Ahmet Davutoglu

Así, el titular turco se refirió a las Unidades de Protección Popular (YPG), las que vincula con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, en kurdo), un grupo etiquetado en Ankara como “terrorista”.

Sus declaraciones se produjeron unas horas después de que el Ejército turco empezara a bombardear zonas controladas por los kurdos, incluido el aeropuerto militar estratégico de Menagh, fronterizo con Turquía.

El primer ministro turco solicitó a las fuerzas kurdas de YPG retirarse inmediatamente de Azaz —ubicada en el norte de la provincia norteña de Alepo— y sus alrededores, al mismo tiempo que las amenazó con que “no se acercaran (allí) otra vez”.

Un caza vuela cerca de la frontera con Turquía en el espacio aéreo sirio observado desde Kilis (sur de Turquía), 13 de febrero de 2016.

 

En este mismo sentido, advirtió una vez más que Ankara responderá o “tomará represalias” contra cualquier movimiento de las fuerzas kurdas cerca de la frontera turca.

Mientras tanto, el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., John Kirby, expresó la preocupación de Washington por los ataques de Turquía en el suelo sirio y pidió a Ankara que ponga fin a estas ofensivas militares.

En este contexto, el premier turco rechazó las acusaciones de que los últimos ataques aéreos turcos hayan obstaculizado el corredor de ayuda humanitaria que unía el territorio turco con la ciudad de Alepo.

Además, Davutoglu acusó a las fuerzas sirias de provocar un “flujo masivo de refugiados” hacia el suelo turco, de hecho, Turquía aduce que alberga 3 millones de refugiados, procedentes de Siria —en su mayoría— y de Irak.

La nueva medida de Turquía viene en momentos en que el Ejército de Siria, apoyado desde el aire por los bombarderos rusos, está a punto de liberar Alepo de manos de los grupos terroristas, a los que, a juicio de Damasco, patrocina Turquía.

zss/ctl/msf

Comentarios