• Tanques del Ejército turco.
Publicada: viernes, 11 de diciembre de 2015 9:11

Turquía, bajo el pretexto de combatir al grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe) en Oriente Medio, busca anexionarse las zonas norteñas de Siria e Irak, según un informe.

El portal web Global Research informó el jueves que Turquía —miembro de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) y aliado de EE.UU.— con el apoyo de Daesh pretende controlar la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, y así asediar y dominar los campos petroleros de esta ciudad.

Los integrantes de EIIL tomaron en junio de 2014 el control de Mosul, la ciudad más grande de la región que posee valorados yacimientos de petrolero.

En este sentido, Turquía ha desplegado cientos de sus fuerzas en las proximidades de Mosul, alegando luchar contra EIIL y entrenar a las fuerzas iraquíes, acto que fue rechazado por Bagdad, añadió la fuente.

Indicó que, desde hace mucho tiempo, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, planeaba expropiar la provincia de Alepo y otras ciudades norteñas de Siria, sin embargo, la intervención rusa en Siria, que se produjo a petición del presidente sirio, Bashar al-Asad, hizo fracasar los sueños de Erdogan en la vecina siria.

Rusia instaló sistemas de defensa S-400 en Siria que pueden vigilar el espacio aéreo sirio y son capaces de contrarrestar eficazmente cualquier amenaza en el territorio sirio, recalcó.

Sistema antiaéreo S-400.

 

Cabe señalar que hasta el momento, Turquía e Irak están tratando de resolver por la vía diplomática la disputa surgida entre ambos países a raíz del desplazamiento de fuerzas turcas en territorio iraquí.

El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, pidió a OTAN presionar a Turquía para que retire sus tropas de Irak.

Rusia planteó el tema durante una sesión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).  "Creemos que Turquía ha actuado temerariamente e inexplicablemente, realizando despliegues adicionales en el territorio de Irak sin el consentimiento del gobierno iraquí", aseguró Vitaly Churkin, el enviado de Rusia ante la ONU.

mkh/ncl/rba

Comentarios