• --
Publicada: martes, 16 de diciembre de 2014 0:13
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 9:17

España y Chile acordaron el lunes reforzar su colaboración contra el terrorismo de inspiración anarquista, procediendo para ello a un “activo intercambio de información” policial, ante el incremento de las relaciones entre medios ácratas de ambos países, así como de los atentados transfronterizos. “Los nexos detectados entre terroristas chilenos y españoles justifican la cooperación intensa entre los dos gobiernos”, declaró al diario chileno El Mercurio el ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, que llegó a Santiago, capital de Chile, el domingo para una visita de 48 horas. En un encuentro con su homólogo chileno, Rodrigo Peñailillo, en el Palacio de la Moneda de Chile, ambos analizaron las estrategias policiales para combatir el anarquismo insurreccionalista, corriente que, según destaca la agencia Europa Press, pretende erigirse en un actor de referencia en la lucha anticapitalista mundial. Fernández Díaz insistió en la necesidad de un intercambio activo de información entre las Policías de ambos países acerca de los ‘modus operandi’ observados en los atentados anarquistas. Para ello, España y Chile crearán una comisión mixta de coordinación, que tendrá su primera reunión la segunda quincena de marzo en Santiago. El pasado 30 de septiembre, Peñailillo había solicitado a Fernández, en una visita a Madrid (capital española), cooperación para hacer frente a este tipo de terrorismo, tres semanas después de la explosión de una bomba en Santiago, el 8 de septiembre, en un local comercial del suburbano que dejó heridas a 14 personas. La autoría del atentado de Santiago fue reivindicada el 19 de septiembre por el grupo anarquista 'Conspiración de las Células del Fuego' (CCF). El 2 de octubre de 2013, estalló una bomba en la basílica Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, en el noreste de España. Dos anarquistas chilenos, relacionados por la Policía con distintos actos de terrorismo, están acusados de haber colocado el artefacto explosivo. Un informe de la Policía española, elaborado en noviembre de 2013, advierte de que el insurreccionalismo chileno es “un referente para el resto de militantes del movimiento global anarquista”. mla/ncl/hnb