• El cuerpo del pequeño Aylan Kurdi ahogado en una playa de Turquía. 2 de septiembre de 2015.
Publicada: viernes, 30 de octubre de 2015 23:25

Más de 70 niños han sido ahogados intentando llegar a Grecia desde el fallecimiento del pequeño Aylan Kurdi hace casi dos meses, entre ellos siete niños el pasado miércoles, según ha hecho saber la ONG Save the Children.

El pequeño Aylan murió a principios de septiembre, después de que zozobrara el bote en el que viajaba de Turquía a Grecia con varios familiares.

El tiempo en invierno hace que cruzar el mar sea aún más peligroso, los niños suelen llegar empapados y temblando de frío cuando llegan a la playa, lo que aumenta el riesgo de hipotermia debido a la falta de refugio adecuado en los campos de tránsito", revela la ONG Save the Children.

La foto del cuerpo sin vida del niño conmocionó a todos y acaparó los medios de comunicación del mundo.

Save the Children advierte de que el mencionado número podría seguir creciendo, ya que miles de refugiados siguen emprendiendo este peligroso viaje durante el invierno.

Además, esta ONG manifiesta que "el tiempo en invierno hace que cruzar el mar sea aún más peligroso, los niños suelen llegar empapados y temblando de frío cuando llegan a la playa, lo que aumenta el riesgo de hipotermia debido a la falta de refugio adecuado en los campos de tránsito".

El personal de Save the Children ha comprobado cómo los niños llegan "tiritando, con las manos y los labios morados y algunos han requerido además tratamiento en el hospital".

Niños refugiados durmiendo en la frontera entre Turquía y Grecia.



Una cuarta parte, niños   

Entre enero y octubre de 2015 ha llegado más de medio millón de personas a las islas griegas. Cada día llegan cerca de 8000 personas a Grecia y el 23 % de ellas son niños, que a menudo no saben nadar y no llevan los chalecos adecuados.

A quienes consiguen arribar a las islas, les esperan muchos peligros en los campamentos, donde los más pequeños se ven separados de sus padres en el caótico proceso de registro.

Muchos niños han afirmado a los profesionales de Save the Children que no pueden dormir por las noches porque no tienen ni refugio ni la ropa adecuada para protegerse del frío. Además, las previsiones señalan que, a medida que se acerque el invierno, habrá temperaturas bajo cero.

"Aunque el trayecto entre Turquía y Grecia es corto, el agua es muy peligrosa y puede provocar más muertes. Necesitamos rutas seguras para los refugiados que quieren llegar a Europa, para evitar que la gente muera en el camino", dice Kate O'Sullivan, personal de Save the Children en la isla griega de Lesbos.

"Para las familias que llegan a Lesbos y otras islas, el Gobierno y las organizaciones como Save the Children estamos proporcionando la ayuda que podemos, pero hay miles de nuevas llegadas cada día y no hay sitio suficiente para todo el mundo. He visto a niños durmiendo en el barro tapados con cartones y algunos con los labios y las manos moradas. La situación empeorará a medida que avance el invierno", añade O' Sullivan.

En los últimos meses, Europa se ha enfrentado a una afluencia sin precedentes de refugiados, llegados principalmente de países afectados por el terrorismo, como Siria, Irak y Afganistán.

Entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de este año, más de 710.000 solicitantes de asilo cruzaron las fronteras de la Unión Europea (UE), según datos de Frontex, la agencia europea de vigilancia de fronteras.

mah/ctl/nal

Comentarios