• Hay un porcentaje que vive la Navidad como algo malo.
Publicada: viernes, 22 de diciembre de 2017 18:18

Para un reducido grupo de personas, la Navidad es incómoda, angustiosa; en definitiva, no les gusta y prefieren que pase cuanto antes.

“A la Navidad la rodean distintas marcas como la felicidad, la reunión o el consumo, elementos a los que determinadas personas no pueden acceder, bien porque no tienen dinero, bien porque no tienen familia o porque presentan circunstancias vitales negativas, como la pobreza o la desestructuración”, explicó el jueves en una entrevista con la pagina web Infosalus el profesor del departamento de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), José Ángel Medina Marina.

Por ello hay un porcentaje que vive la Navidad como algo malo, costoso, porque creen que no pueden cumplir esas marcas culturales, añadió.

Cuando una persona no tiene la posibilidad de reunirse con la familia, con los amigos, incluso con las personas del trabajo, bien porque la relación con tu familia es escasa, bien porque ésta no es posible porque están lejos, por ejemplo, es más fácil relacionar la Navidad con un periodo malo, dijo Marina.

A la Navidad la rodean distintas marcas como la felicidad, la reunión o el consumo, elementos a los que determinadas personas no pueden acceder, bien porque no tienen dinero, bien porque no tienen familia”, dice el profesor del departamento de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid (España), José Ángel Medina Marina.

 

El también representante del Consejo General de la Psicología de España (COP) resaltó igualmente que se trata de un periodo concreto en el tiempo que tiene una marca tradicional, que viene de lejos, un origen religioso, un trasfondo cultural con mucho peso y que se lleva celebrando desde hace siglos.

“Tanto en cantidad, porque se consume más, se come y se compra más; como por calidad, ya que se comen o compran cosas más caras que en otras épocas del año no”, dijo el psicólogo sobre las razones que diferencian a este período en ciertos países.

A continuación, Marina recordó que hay otro elemento relacionado con ese posible miedo a la Navidad, el hecho de que cada vez sea más difícil juntarse con nuestros seres más queridos por la propia logística de las ciudades, o simplemente por nuestro ritmo de vida.

alg/mla/ask/hnb

Commentarios