• Los iraníes esperan su turno para ser vacunados contra el coronavirus en un centro en la capital, Teherán, 14 de agosto de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 26 de septiembre de 2021 23:11

Más de la mitad de la población objetivo de Irán ha recibido al menos una dosis de vacuna anti COVID-19, a medida que se acelera el proceso de vacunación.

Según las últimas estadísticas publicadas por el Ministerio de Salud de Irán este domingo, más de 35 millones de personas, de una población objetivo de 60 millones, han recibido al menos una dosis de vacuna contra el coronavirus, causante de la COVID-19, mientras que el número total de vacunas inyectadas ha superado los 50 millones. En las últimas semanas, Irán ha administrado en promedio más de un millón de dosis por día.

En declaraciones vertidas el sábado, el presidente de Irán, Ebrahim Raisi, indicó que el 70 por ciento de la población iraní sería vacunado en unos días. Explicó que vacunar a 50 millones de personas solo fue posible gracias a “esfuerzos invaluables”.

En ratificación de las declaraciones del presidente, el portavoz de la sede nacional para la lucha contra el coronavirus, Alireza Raisi, afirmó que, dado el rápido ritmo de vacunación, la cantidad de personas que recibirán la primera vacuna pronto alcanzará los 42 millones, lo que equivale al 70 por ciento de la población objetivo en la campaña de vacunación.

“En la actualidad se administran más de un millón de dosis diarias en el país, y dado que la población objetivo son 60 millones de personas (+18 años), cuando el número de vacunas de primera dosis llegue a 42 millones, el 70 % de la población habrá sido vacunada contra el coronavirus”, explicó el sábado el portavoz.

 

El vocero iraní consideró que “las perspectivas se ven bien” y pidió a los iraníes que se registren para recibir las inyecciones lo antes posible, mientras expresó su satisfacción por la velocidad de la importación de vacunas.

El domingo por la mañana, Irán recibió el 57º envío de sus vacunas importadas, que incluía seis millones de Sinopharm de China, lo que hace que el total de sus inyecciones importadas supere la marca de 71 millones.

Mientras tanto, las hospitalizaciones y muertes relacionadas con COVID-19 están en una trayectoria descendente en Irán, que se enfrenta a una quinta ola de propagación del virus que empujó el récord de muertes diarias más allá de 700. Según el Ministerio de Salud, 13 792 personas dieron positivo por el virus en las últimas 24 horas, mientras que 288 personas perdieron la vida.

Para superar el monopolio de las vacunas por parte de algunas potencias, Irán ha empezado a producir vacunas de cosecha propia y de forma conjunta con países como Cuba y Rusia, así como a importar estos fármacos.

Teherán ha denunciado en repetidas ocasiones las sanciones de Estados Unidos por el retraso en la importación de vacunas. Como resultado de las sanciones, ha habido promesas de envío incumplidas y problemas monetarios internacionales que enfrenta el país.

En este contexto, el Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha observado que la importación de las vacunas extranjeras se facilitó solo después de que el mundo vio el éxito de Irán en producir sus propias vacunas.

tmv/ncl/hnb