• La presa de Karje, uno de los embalses terrestres más grandes del mundo y el más grande de Irán y Oriente Medio, provincia suroccidental de Juzestán.
Publicada: martes, 9 de abril de 2019 16:32
Actualizada: martes, 9 de abril de 2019 16:54

Irán desmiente las noticias que hablan del desbordamiento de la presa de Karje, una de las más grandes del mundo, tras las fuertes inundaciones en Irán.

“La información sobre el desbordamiento de la presa de Karje no es correcta. Conforme a la estructura del embalse, es poco probable que se desborde”, ha anunciado este martes el director gerente de la presa y planta de energía de Karje, Mohamad Yazdani.

La presa de Karje, situada en la provincia suroccidental de Juzestán, es uno de los embalses terrestres más grandes del mundo y el de mayor envergadura de Irán y Oriente Medio, por lo que, de acuerdo con Yazdani, su estructura no se ha visto comprometida y tampoco ha sufrido daños tras las inundaciones que comenzaron en el norte de Irán el 19 de marzo.

Desde el lunes, otras zonas en el suroeste, el oeste y el sur del país, como las provincias de Kermanshah, Juzestán, Ilam y Lorestán, han registrado fuertes precipitaciones. Se reporta un saldo de 70 muertos, más de 760 heridos —según fuentes hospitalarias— y millones de dólares en pérdidas materiales.

Gracias a la presa de Karje, ha adelantado el funcionario iraní, se han podido controlar tres grandes riadas, dos de ellas sin precedentes en la historia del citado embalse.

Asimismo, ha asegurado que, si no existiera esta presa, en menos de tres meses la mitad de la provincia de Juzestán, en especial su franja occidental, habría tenido que hacer frente a un gran desastre natural en tres ocasiones.

La información sobre el desbordamiento de la presa de Karje (situada en provincia suroccidental de Juzestán) no es correcta. Conforme a la estructura del embalse, es poco probable que se desborde”, ha anunciado el director gerente de la presa y planta de energía de Karje, Mohamad Yazdani.

 

Tanto el pueblo como el Gobierno y las Fuerzas Armadas de Irán han redoblado sus esfuerzos para asistir a las áreas damnificadas por los desbordamientos. Además, varios países y organizaciones del mundo han ofrecido su ayuda.

Ante esta coyuntura, las sanciones impuestas por el Gobierno de EE.UU. contra el país persa han impedido la entrega de ayuda humanitaria, según ha asegurado la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Es más, el propio Washington incluyó el lunes al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán en su lista de organizaciones terroristas extranjeras, acusándolo de “financiar y promover el terrorismo como una herramienta política”.

Dicha entidad militar de élite iraní ha desempeñado un papel clave para impedir que se registren más daños por las inundaciones en el país; han establecido grandes hospitales de campaña y puentes provisionales para facilitar la evacuación de los damnificados de las ciudades afectadas.

mtk/anz/tmv/rba

Comentarios