• Un helicóptero UH-60 Black Hawk del Ejército estadounidense sobrevuela Siria, 12 de marzo de 2018.
Publicada: martes, 15 de septiembre de 2020 14:58
Actualizada: martes, 15 de septiembre de 2020 18:04

Un helicóptero de la Fuerza Aérea de EE.UU. se ha estrellado cerca del distrito de Al-Yarubiya, en la provincia de Al-Hasaka, en el noreste de Siria.

La agencia siria oficial de noticias, SANA, citando fuentes locales, ha informado este martes que un helicóptero perteneciente a las fuerzas estadounidenses estacionadas en el país árabe se ha estrellado en el poblado de Tel Haddad, en el distrito de Al-Yarubiya.

Según SANA, unos 10 vehículos blindados del Ejército estadounidense acordonaron el lugar donde tuvo lugar el incidente, mientras que el helicóptero siniestrado fue transportado por otro.

Por su parte, la coalición internacional liderada por EE.UU. ha confirmado este suceso, pero ha considerado que el accidente fue resultado de un aterrizaje de emergencia y ha descartado cualquier “actividad hostil”.

Un helicóptero de la coalición realizó un aterrizaje de emergencia sobre las 09.30h [hora local] del 15 de septiembre en el norte de Siria”, ha indicado el coronel Wayne Marotto, portavoz de la llamada coalición internacional contra Daesh, liderada por EE.UU., en la red social Twitter.

El coronel Marotto también ha señalado que en el incidente nadie ha resultado herido y que los tripulantes del aparato fueron rescatados.

 

Desde 2014, EE.UU. y sus aliados se instalaron en Siria, sin contar con la debida autorización de Damasco para ello, so pretexto de combatir al grupo terrorista Daesh. No obstante, desde ese entonces, en lugar de combatir el terrorismo, se han dedicado a apoyar, de diversas formas, a las bandas extremistas presentes en el país árabe para que estas ataquen las posiciones de las fuerzas sirias y poder deponer el Gobierno sirio.

Damasco ha denunciado en reiteradas ocasiones la presencia militar ilegal de Washington en Siria, repudiando que EE.UU. mantenga a sus uniformados en las zonas orientales con el objetivo de saquear los recursos petroleros sirios.

A su vez, el presidente de Siria, Bashar al-Asad, ha asegurado que, en cuanto se hagan con el control de los últimos feudos de los terroristas, especialmente la provincia noroccidental de Idlib, el Ejército sirio expulsará a las fuerzas invasoras de EE.UU.

nkh/anz/myd/rba