• El presidente de Siria, Bashar al-Asad (centro) con importantes personalidad en la inauguración del centro islámico Sham, Damasco, 20 mayo de 2019.
Publicada: martes, 21 de mayo de 2019 2:37

El presidente de Siria, Bashar al-Asad, ha subrayado la unidad de la nación siria frente al discurso sectario y extremista promovido por algunos países.

“El pueblo sirio se percató de que la guerra comenzó con un discurso sectario extremista promovido desde el exterior, y si hubiera hecho caso a ese criterio, nuestra sociedad no habría resistido tantos años”, ha manifestado el mandatario sirio durante el acto de inauguración del Centro de Estudios Islámico Internacional Sham, que se dedicará al estudio y la difusión de políticas contra el terrorismo y el extremismo.

Ante los participantes en el acto, celebrado este lunes en la capitalina Damasco, Al-Asad ha reiterado que el sectarismo sobre bases confesionales no logró avanzar, mientras que la sociedad siria está hoy más unida y conceptualmente mejor definida.

“Hoy en día, somos más capaces de distinguir entre la religiosidad y el fanatismo y comenzamos a diferenciar entre la religiosidad constructiva y el fanatismo destructivo”, ha subrayado el jefe de Estado.

La lucha contra el extremismo, según Al-Asad, comienza con la moderación, y la religión islámica es inocente de todas las acusaciones dirigidas en su contra, tal como históricamente “el Levante siempre ha mantenido ese concepto en el marco religioso y social”, ha remarcado.

El pueblo sirio se percató de que la guerra comenzó con un discurso sectario extremista promovido desde el exterior, y si hubiera hecho caso a ese criterio, nuestra sociedad no habría resistido tantos años”, ha manifestado el presidente sirio, Bashar al-Asad.

 

En esta confrontación ideológica, destaca Al-Asad, ha sido importante el papel de los ulemas (eruditos de la religión musulmana), el pueblo y el Ejército sirio basados en pilares del Islam, como el bien, el derecho y la justicia.

En otra parte de su discurso ha hecho un llamamiento para consagrar el diálogo y ha afirmado que “una religión sin diálogo es una religión de rituales y nada más”.

La crisis en Siria y la violencia ejercida por parte de grupos armados y terroristas, desde mediados del año 2011, han provocado la muerte de cientos de miles de personas y también han obligado a la mitad de la población siria a huir de sus hogares. 

Irán y Rusia han realizado trabajos conjuntos destinados a la lucha contra el terrorismo, particularmente contra el grupo extremista takfirí EIIL (Daesh, en árabe), y han hecho énfasis en la importancia de facilitar una situación adecuada para iniciar el proceso político de resolver la crisis siria.

Irán, Rusia y Turquía, países garantes de la paz en Siria, desde el 2017 han celebrado 11 rondas de negociaciones sobre Siria: 10 en Astaná, capital kazaja, y una en la ciudad rusa de Sochi.

lvs/ncl/ask/hnb

Comentarios