• Los combatientes del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).
Publicada: viernes, 8 de febrero de 2019 16:40
Actualizada: viernes, 8 de febrero de 2019 18:27

El líder del grupo terrorista takfirí EIIL sobrevivió en enero pasado a un golpe interno organizado en Siria por miembros extranjeros de la banda.

“Los guardaespaldas se enteraron del plan justo a tiempo. Hubo un enfrentamiento y murieron dos personas. Fueron los combatientes extranjeros, la gente más cercana (al líder Ibrahim al-Samarrai, alias Abu Bakr al-Bagdadi)”, ha publicado este viernes el diario británico The Guardian.

El golpe a Al-Bagdadi, han dicho fuentes diplomáticas occidentales al rotativo, habría ocurrido el pasado 10 de enero cerca de la localidad de Hayin, en la provincia oriental siria de Deir Ezzor —en el valle del Éufrates—, uno de los últimos reductos de Siria en manos de los terroristas de Daesh.

El incidente supuestamente fue llevado a cabo por el veterano combatiente de EIIL (Daesh, en árabe) Abu Muaz al-Jazairi, por cuya cabeza Daesh ha ofrecido una recompensa.

Esta información sale a la luz cuando el grupo ultraviolento atraviesa por malos momentos, pues ha perdido casi todos los territorios que llegó a controlar en Irak y Siria desde 2014, fecha en la que anunció en Mosul (norte de Irak) la creación de un supuesto “califato”, con Al-Raqa (norte de Siria) como capital.

Funcionarios extranjeros creen que Al-Bagdadi ha pasado tiempo recientemente en Deir Ezzor, donde se han reagrupado los miembros más fanáticos del grupo terrorista después de dos años de pérdidas en el campo de batalla.

Los guardaespaldas se enteraron del plan justo a tiempo. Hubo un enfrentamiento y murieron dos personas. Han sido los combatientes extranjeros, la gente más cercana (al líder Ibrahim al-Samarrai, alias Abu Bakr al-Bagdadi)”, ha publicado el diario británico The Guardian.

 

Las guaridas de Daesh en Deir Ezzor se han convertido en último bastión de la banda takfirí. En ellas están sus principales líderes y lo que queda de su “sección internacional”, extranjeros que acudieron en masa a Siria e Irak entre 2013 y 2015 hasta inflar sus filas hasta los 70 000 combatientes. 

Como el control de Daesh sobre parte de Siria se ha desmoronado y sus líderes han muerto, el paradero de Al-Bagdadi se ha convertido en un foco de atención cada vez más importante.

Algunos informes indican por otra parte que Abu Bakr al-Bagdadi no está en condiciones de dirigir su banda criminal, por haber sido declarado clínicamente muerto.

En diciembre pasado, el diario turco Yeni Şafak publicó que el Ejército estadounidense había capturado en Irak al máximo responsable de Daesh y lo había trasladado a una base militar norteamericana en Siria.

alg/mla/mkh/rba

Comentarios