• Un vehículo de las Naciones Unidas fuera del hotel donde se alojan los expertos de la OPAQ en Damasco (capital siria), 19 de abril de 2018.
Publicada: viernes, 6 de julio de 2018 19:14
Actualizada: viernes, 6 de julio de 2018 20:30

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) no encontró pruebas del uso de gas tóxico en un ataque contra la ciudad siria de Duma.

“Los resultados muestran que ningún compuesto neurotóxico organofosforado o sus residuos fueron detectados”, indica la organización en un informe preliminar publicado este viernes, en alusión a un supuesto ataque químico perpetrado a principios del pasado abril contra Duma en la región de Guta Oriental (este de Damasco).

Los expertos de la OPAQ aún estudian las muestras biológicas y ambientales tomadas en las semanas posteriores al presunto ataque químico y se espera que dentro de poco divulguen el informe final.

La organización no ha detectado restos de gas sarín ni “sustancias resultado de su descomposición”, pero “junto a los residuos explosivos, se encontraron varios productos químicos orgánicos clorados”, aunque se están analizando y todavía “no se han sacado conclusiones”.

Los inspectores de la OPAQ llegaron el pasado 15 de abril a Siria tras una invitación oficial del Gobierno de Damasco para investigar el caso del supuesto asalto con gas tóxico en registrado en la ciudad de Duma, del que Estados Unidos y varios de sus aliados occidentales acusan, sin ofrecer prueba alguna, al Gobierno sirio.

Los resultados muestran que ningún compuesto neurotóxico organofosforado o sus residuos fueron detectados”, indica la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en un informe preliminar publicado sobre un supuesto ataque químico perpetrado a principios del pasado abril contra Duma en la región de Guta Oriental (este de Damasco).

 

So pretexto del referido ataque EE.UU., el Reino Unido y Francia lanzaron el pasado 14 de abril una ofensiva militar a gran escala contra Siria, sin contar con la autorización del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) y antes de que terminaran las investigaciones de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

El Gobierno sirio niega haber lanzado ataques químicos contra su pueblo, y acusa a los países occidentales, bajo la tutela de Washington, de escenificar estos ataques para tensar la situación y justificar sus intervenciones militares en Siria.

El pasado 10 de mayo, el presidente de Siria, Bashar al-Asad, volvió a recordar que Damasco destruyó todo su arsenal químico en 2013, tal como confirmó la OPAQ.

mnz/ctl/fgh/rba

Comentarios