• El dron RQ-4 Global Hawk de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.
Publicada: lunes, 16 de abril de 2018 16:34
Actualizada: lunes, 16 de abril de 2018 17:12

Un avión no tripulado (dron) de Estados Unidos, modelo RQ-4B Global Hawk, ha llevado a cabo un vuelo de reconocimiento de casi 24 horas frente a las costas noroccidentales de Siria y ha vigilado las bases de Rusia en las localidades sirias de Hmeimim y Tartus, revelan las fuentes rusas.

Según ha informado este lunes la agencia rusa Interfax, que cita a fuentes occidentales, el dron estadounidense, con el número 10-2043, despegó el domingo de la base aérea de Sigonella, ubicada en la isla italiana de Sicilia, y cruzó las aguas internacionales del mar Mediterráneo cerca de las fronteras de El Líbano y Siria.

Durante el vuelo, el dron patrulló las costas noroccidentales sirias, en particular, la zona entre la base aérea rusa de Hmeimim, en la provincia costera de Latakia (noroeste), y la base naval de Tartus, en la provincia homónima de Tartus (oeste), agrega la fuente.

Teniendo en cuenta su capacidad de efectuar operaciones de vigilancia a distancias de hasta 450 kilómetros, el dron estadounidense pudo observar todo el territorio sirio, así como las bases rusas.

 

El sábado, un avión no tripulado estadounidense, modelo RQ-4B Global Hawk, con el número 11-2047, sobrevoló cerca de Siria por más de 21 horas.

Estos vuelos se producen después de que el Ejército sirio movilizó la semana pasada la mayoría de sus cazas a las bases rusas en el norte de Siria antes de la agresión militar perpetrada por Estados Unidos y sus aliados contra el territorio sirio.

EE.UU., el Reino Unido y Francia lanzaron la madrugada del sábado más de cien misiles contra Siria, bajo la falsa excusa de un supuesto ataque químico en la ciudad de Duma, en la región de Guta Oriental, pese a que Damasco rechazó toda implicación al respecto.

myd/ctl/ftn/rba