• Los cancilleres de Irán y Rusia, Mohamad Yavad Zarif (izda.) y Serguei Lavrov, respectivamente, tras una conferencia de prensa conjunta en Moscú (capital rusa), 20 de diciembre de 2016.
Publicada: sábado, 28 de enero de 2017 17:32
Actualizada: sábado, 28 de enero de 2017 20:00

Los cancilleres de Irán y Rusia anuncian que van a aprovechar la experiencia de ‎Astaná para encontrar una solución política a la crisis siria.‎

Los ministros de Exteriores de Irán y Rusia, Mohamad Yavad Zarif y Serguei Lavrov, respectivamente, han mantenido hoy sábado una conversación telefónica donde han calificado de positivos los resultados de la reunión de Astaná sobre la crisis siria.

“(Lavrov y Zarif) expresaron su disposición a aprovechar la experiencia y los recursos de Astaná para estimular la labor encaminada a solucionar el conflicto sirio en conformidad con la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)”, ha anunciado la Cancillería rusa a través de un comunicado.

(Lavrov y Zarif) expresaron su disposición a aprovechar la experiencia y los recursos de Astaná para estimular la labor encaminada a solucionar el conflicto sirio en conformidad con la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)”, anuncia la Cancillería rusa.

La nota también reza que ambos ministros han hecho hincapié en que la referida reunión fue una “plataforma eficaz” para propulsar conversaciones directas entre Damasco y la delegación de la oposición armada del país árabe a fin de reforzar y consolidar el cese de las hostilidades —acuerdo que entró en vigor el 30 de diciembre de 2016— y establecer la paz en Siria.

Irán y Rusia acordaron, además, continuar con sus cooperaciones para contribuir a solucionar el conflicto sirio que, según estimaciones del enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Siria, Staffan de Mistura, ha dejado unos 400 000 muertos.

 

Los días 23 y 24 de enero se desarrollaron en Astaná, capital Kazaja, conversaciones indirectas entre el Gobierno sirio y parte de las fuerzas opositoras armadas, con la idea de prorrogar la tregua y buscar soluciones políticas al conflicto. Esas consultas —auspiciadas por Irán, Rusia y Turquía— fueron el primer intento internacional para poner fin a los seis años de guerra en Siria, en el que Estados Unidos quedó excluido.

El miércoles el diario británico The Times indicó que las conversaciones de paz de Siria en Astaná “supusieron una gran victoria para el Gobierno sirio y para Irán”. Además aseguró que los grupos de la “oposición siria” no tendrán otra opción sino aceptar los resultados de los referidos diálogos, sobre todo, después de que Turquía, su principal patrocinador político y geográficamente su principal ruta de suministro de armas, los suscribiera.

ftn/snr/nii/

Comentarios