• El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif (dcha.), junto a su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, asiste a una reunión en Moscú invitado por el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov (de espaldas), para hablar sobre la crisis de Siria, 20 de diciembre de 2016.
Publicada: miércoles, 21 de diciembre de 2016 23:32

Irán, Rusia y Turquía se reunieron en Moscú para hallar un acuerdo político que ponga fin a la crisis siria, dejando al margen a EE.UU., según publicó NYT.

El diario estadounidense The New York Times informó que la reunión celebrada el martes entre los cancilleres de los tres países mencionados en Moscú, capital rusa, tenía por meta encontrar una solución política a la crisis siria, y hace hincapié en que a la misma no fue invitado el secretario estadounidense de Estado, John Kerry.

El rotativo interpreta este hecho como un claro mensaje del eje formado por Moscú-Teherán-Ankara a Washington, pues quieren dejar a este al margen de lo que va a suceder en Siria de ahora en adelante.

Asimismo, el diario señala que los últimos avances registrados por las fuerzas gubernamentales en Siria, en especial en la ciudad de Alepo, noroeste del país árabe, y la ausencia de todas las potencias occidentales en dicha reunión, suponen una clara evidencia de que se está garantizando al presidente sirio, Bashar al-Asad, su continuación como jefe de Estado, al margen del cualquier acuerdo resultante.

Todo ello, a pesar de que el presidente saliente de EE.UU., Barack Obama, había declarado, al comienzo del conflicto sirio, que Al-Asad había perdido toda legitimidad al frente de Siria por cómo había afrontado la situación de su país y, por ello, debería abandonar el poder.

 

Los actores regionales que han intervenido en la crisis siria ya advirtieron, en aquel entonces, que el conflicto solo se resolvería mediante negociaciones y la vía diplomática, y siempre cuando Al-Asad se mantuviera al frente del Gobierno de Siria.

No obstante, la reticencia de Obama a respaldar esa demanda, que se tradujo en una intervención bélica directa de EE.UU. en Siria, unido al hecho de que el presidente electo del país norteamericano, Donald Trump, se prepara para asumir las riendas del país, tienen como resultado directo que Washington pierda influencia en esta crisis geopolítica, de acuerdo con el periódico.

Además, la publicación afirma que los rusos no tratan de ocultar los infructuosos esfuerzos diplomáticos de EE.UU.; en esta línea indica que la semana pasada, el canciller ruso, Serguei Lavrov, aseguró que, en relación con la evacuación de la parte oriental de Alepo, mantuvo contactos directos con Ankara, hecho que consideró algo más eficaz que si hubiera entablado conversaciones con Washington.

krd/anz/mjs/rba

Comentarios