• El embajador sirio ante la ONU, Bashar al-Yafari, interviene en la reunión de urgencia del Consejo del CSNU por la situación de la ciudad siria de Alepo, 25 de septiembre de 2016.
Publicada: domingo, 25 de septiembre de 2016 17:25
Actualizada: domingo, 25 de septiembre de 2016 19:07

Siria denuncia el papel de los tres países organizadores de la reunión urgente del CSNU por Alepo en el avivamiento de la crisis siria.

“Los mismos países que hoy han convocado la celebración de este encuentro hicieron fracasar el intento de 13 países para emitir una resolución del CSNU en condena al terrorismo en Siria”, ha destacado el embajador sirio ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Bashar al-Yafari.

En declaraciones en una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) por la situación de la ciudad siria de Alepo, iniciativa del Reino Unido, Francia y EE.UU., el titular sirio ha criticado el rechazo de Washington a distinguir entre grupos terroristas y oposición en Siria, lo cual podría entenderse como apoyo al terrorismo.

Los mismos países que hoy han convocado la celebración de este encuentro hicieron fracasar el intento de 13 países para emitir una resolución del CSNU en condena al terrorismo en Siria”, ha destacado el embajador sirio ante la ONU, Bashar al-Yafari.

Tras desmentir las “acusaciones infundadas” del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon sobre la implicancia de Damasco en la violación de la tregua en Siria, Al-Yafari ha dejado claro que “fueron los terroristas quienes violaron continuamente el alto al fuego”.

Con respecto a la situación en Alepo, ha prometido la recuperación del control total de esta urbe de manos terroristas en un futuro muy próximo, al tiempo que ha recordado que “el Gobierno de Siria jamás dejará que se pierda ni un solo ápice de tierra”.

 

“Todos los países del mundo tienen una sola capital, pero he de reconocer que Siria tiene dos capitales y lo son Damasco y Alepo”, ha considerado para luego hacer referencia a las medidas del Gobierno sirio para proteger la población civil de Alepo y al mismo tiempo continuar sus ataques antiterroristas.

A continuación, ha hablado de pruebas que corroboran el uso de fósforo amarillo contra civiles en Alepo, así como los planes de terroristas de Ahrar al-Sham para lanzar ataques químicos contra civiles y atribuir su autoría al Ejército del país.

Por último, ha expresado la disposición del Gobierno de Damasco a volver a Ginebra (Suiza) para participar en un diálogo sirio-sirio, y no sirio-terrorista, que coadyuve a la solución de la crisis que azota al país árabe desde 2011.

tas/ktg/hnb

Comentarios